Pacifica-055De nuevo comenzábamos una nueva aventura. Esta vez doble aventura, ya que además de embarcar nuevamente en un crucero, lo haríamos en una naviera que aún desconocíamos.

Realmente el itinerario no fue lo que me llevó a escoger el Costa Pacífica, pero sí las ganas que tenía de conocer Costa Cruceros, así que nuevamente el barco en sí iba a ser nuestro destino.

En esta ocasión el embarque se realizó en Málaga y concretamente este crucero embarcaba y desembarcaba pasajeros en todos los puertos del itinerario…

Según nuestra documentación el embarque estaba previsto a las 15:30h, me pareció muy tarde, ya que normalmente solemos embarcar sobre las 12:00h en otros barcos.

Nos dirigimos al puerto sobre la 13:00h para estar con tiempo y sobre las 14:00h nos invitaron a realizar el check in. Una vez en la ventanilla dimos nuestros datos y rellenamos la información sobre salud, pero no nos hicieron la foto para nuestra identificación de la tarjeta, ni tampoco nos pidieron los datos de la tarjeta bancaria para vincularla a la tarjeta del barco. Nos hicieron entrega del numero 1 y nos dijeron que estuvieramos pendiente cuando lo nombraran…

Con extrañeza nos volvimos a sentar y a las 15:30h nombraron el número y nos dirigimos hacia la entrada, donde se produjo un embudo de pasajeros queriendo pasar todos a la vez… Después de un rato pudimos dirigirnos al finger que nos llevarían a la entrada del barco, en el trayecto hasta la entrada nos realizaron las fotos. Bueno al menos la foto ya me la habían hecho, pero estaba muy desorientada porque me seguía preguntando en qué momento del embarque me pedirían los datos de mi tarjeta bancaria para vincularla a la tarjeta de embarque. Preguntando a unos y a otros supimos que en el camarote encontraríamos las tarjetas y que éstas las vincularíamos a nuestra tarjeta bancaria en los totems (maquinitas como especie de cajeros) que había dispuestos en diferentes lugares del barco.

Nuestro embarque se produjo a través de la cubierta 3, entrando de forma directa al Atrium Welcome que, no sé si a propósito de su nombre, nos dió la bienvenida a este buque. Se encuentra localizado en la zona central del barco… La primera impresión fue buena aunque mi marido estaba muy molesto por la forma en la que se había realizado el embarque…

 

Pacifica-061Pacifica-065Pacifica-069Pacifica-067

        Lo primero que me llamó la atención fueron los colores rojizos del Atrium, que después comprobaría que acompañarían la decoración de este barco en la mayoría de las estancias… y por supuesto el marcado protagonismo de las notas musicales en cualquier rincón, poniendo de manifiesto la alusión constante a la temática del barco, LA MÚSICA.

Como la mayoría de los Atrium, esta zona presume de suma elegancia y la tonalidad que la acompaña son los suaves tonos marrones beige y los brillantes dorados con “notas” de color rojizo. Como detalle original, un teclado de piano acompaña la barandilla de las escaleras centrales.

Podrás tomar unas copas mientras disfrutas escuchando tocar en el piano conocidas canciones italianas, observando a la vez el vaivén de los 4 ascensores panorámicos que sin duda es uno de los alicientes de la zona principal del barco… Aquí solíamos esperar nuestro turno de cena después de salir del teatro, que está situado en la proa de esta cubierta.

Al otro lado del Atrium, en la zona central, se situaba el elegante restaurante Samsara decorado con alegres colores yemas tanto para los asientos como para parte de la decoración en la pared, así como algunos cuadros con colores vivos que dan una sensación de bienestar y relax. Este restaurante tienen coste adicional, excepto para los pasajeros que se alojan en los camarotes Samsara. A continuación de éste, uno de los fantásticos restaurantes principales sin coste, el My Way, con toda la prestancia de los comedores de lujo de los barcos y decorado con calidez, tonos anaranjados, madera y cobres metalizados. Sus mesas organizadas de forma elegante e impecables, alumbradas con la suave luz para garantizar una tranquila cena… Fue en este restaurante donde nos correspondía cenar. Su comida es variada y de gran calidad, aunque me extrañó sobre manera que no pudieras pedir “regular water” (jarrita de agua…). Si querías agua, tenía que ser de botella. En el restaurante te asignan una mesa en la que puedes estar o no acompañado. En esta ocasión tuvimos la suerte de conocer a una pareja de granadinos y su hijo que resultaron ser unas personas encantadoras. El restaurante My Way ocupa dos cubiertas, 3 y 4.

Al final de esta cubierta, ya el la popa, podéis ver el 2º restaurante de este barco, el New York New York, con una apariencia muy parecida al restaurante My Way.

Si subimos a la cubiera 4 y la recorremos, nos volvemos a encontrar la otra parte del restaurante New York en popa y seguidamente dirigiendonos hacia la proa la Disco Fever, de la que me impresionaron sus espectaculares lámparas de cristal en forma de araña. Zona de diversión con una enorme pista de baile y una impresionate pantalla, donde puedes divertirte hasta altas horas de la madrugada.

Continuando con nuestro paseo pasamos por la zona de Internet, la capilla y llegamos a la sala de conferencias Amadeus. Nuevamente pasamos por el restaurante My Way que, como comenté con anterioridad, ocupa dos cubiertas y seguidamente a la zona donde se exponen las fotos…, terminando esta cubierta nuevamente en el teatro.

 

Pacifica-079Subimos a la cubierta 5. Esta cubierta, fue especialmente importante para nosotros en el crucero, lo explico. Nuestro camarote exterior, estaba en la cubierta 1, ¡¡¡¡si!!!! en la 1. Era la primera vez que crucereaba en una cubierta tan tan baja y no, nooo veía lo que os imagináis, los peces, las sirenas y el fondo del mar….., jajajaja. Eso fue lo que pensé cuando reservé la cabina garantizada y me “tocó” esa cubierta.

Pues os sigo explicando… Estaba totalmente en popa, es decir nunca, nunca hubiera elegido por motu propio una cabina así, pero ya sabéis que eso es lo que ocurre con las garantizadas. Pero bueno siguiendo el hilo, que me voy por los cerros de Ùbeda, fue importante la cubierta 5 porque siempre, siempre teníamos que subir hasta ella para dirigirnos a los restaurantes, al Atrium , el teatro etc… porque por la forma del barco había zonas interrumpidas por los propios restaurantes que ocupan las cubiertas 3 y 4 por lo que la 5 era la más cómoda y menos complicada. Así que cada vez que subía a esta cubierta, mi primera visión era el salón Around the Clock, un sugerente, oscuro y enorme salón de copas con un bar situado en el centro y numerosos asientos para poder tomar una copa de forma distendida. No fue uno de los que yo visité durante el crucero, ya sabemos que en cada crucero se disfruta de las zonas preferentes por cada pasajero.

Siguiendo con la ruta pasabamos por el Wien Wien Ballroom, uno de los muchos pubs del barco, cuya original decoración eran numerosos violines y violonchelos, seguidamente el Rick’s Piano Bar, otro pub donde cada noche podías disfrutar de las notas de su piano y cuya decoración era precisamente,  ¡teclas de piano!. De forma inmediata vas a dar al Casino Flamingo, bueno todos los casinos de los barcos son muy espectaculares, este no iba a ser menos y ya todos sabemos y sobre todo los aficionados a visitarlos, que nos encontramos con ruletas, black jack, máquinas tragaperras por todos lados y demás enseres propio de la estancia…

La parada obligada que yo hacía en esta cubierta era en el Rhapsody Grand Bar… Me encantó, ese enoooooorme salón con sus sillones rayados a colores, su gran escenario y su enorme plataforma donde cada noche disfrutábamos de los mejores espectáculos del barco amenizados por el personal de ocio. Para llegar hasta él teníamos que pasar por el deportivo Route 66 Sport Bar y el Rondó Café, lugar que no pueden dejar de visitar los más cafeteros y chuchones, café y pasteles…

Y terninando esta cubierta, que como habrás comprobado es la que más zonas de diversión y entretenimiento acogía, también está el Amapola Clasic Bar, para fumadores, la biblioteca Imagine y las Shops Gallery.

Desde las barandas de esta cubierta, había una espectacular vista del Atrium principal y los ascensores panorámicos…

Las cubiertas 6, 7 y 8 son exclusivamente de camarotes.

 

Pacifica-035Pacifica-018Pacifica-045Pacifica-051

Llegamos a la cubierta 9. Situado en la popa y con unas vistas inmejorables del mar nos encontramos con Lido Ipanema, una de las fantásticas piscinas del barco, con dos jacuzzis, el bar y numerosas hamacas para garantizar el confort de los pasajeros. Además de una de las zonas más visitadas por los cruceristas. Concretamente esta piscina tenía techo retráctil para que puedas disfrutarla hasta en los días de lluvia, como fue nuestro caso. Aquí también pasamos mucho de nuestros momentos… Su decoración es de lo más alegre, con pequeños azulejos en colores amarillos naranjas y azules que resalta aún más la claridad que ya de por sí hay en la piscina. Alrededor de la misma hay sillones giratorios celestes para divertimento de todos. Otra nota de alegría son las numerosas plantas y flores que adornan el recinto. Está acompañada de mesas para poder escoger este lugar para el almuerzo o la merienda que te servirás en el buffet La Paloma, que se encuentra justo al lado de la misma.

Los desayunos y almuerzos los realizábamos aquí. Los horarios de mañana son, de 7:30h a 10:00h y los del almuerzo de 11:30h a 14:30h. El buffet está dividido por zonas según especialidades, zona de pasta, encontrarás gran variedad de las mismas, rincón temático, en el que normalmente el chef propone alguna especialidad francesa y la Rotisería de 11:30h a 15:00h… Si quieres buscar otra piscina te diriges al centro del barco y encontrarás el Lido Calypso, también retractil con una gran pantalla que te muestra imagenes durante todo el día y donde se realizan bailes con el personal de ocio durante toda la jornada. Aquí se encuentra el Grill de 11:30h a 17:00h, donde podrás disfrutar de perritos calientes y hamburguesas.

El resto de la cubierta, la proa, se complementa con camarotes…

En la cubiera 10, en la popa se encuentra la segunda planta del buffet, el Solarium y el Squok Club, piscina infantil, la zona de niños y a continuación la zona del Calypso Balcony y de nuevo tooooda la proa de camarotes, exactamente los Samsara interior, Samsara exterior con balcón, Samsara suite balcón y Samsara minisuite

Seguimos subiendo y llegamos a la cubierta 11. Club Blue Moon, otro de los restaurantes de pago, el Lido la Bamba donde se sitúa la piscina exterior con el tobogán acuático, destinada a los niños y a los adultos que gusten… A continuación un tramo de camarotes y en la proa Venus Beauty, Samsara Spa que es de uso ilimitado a los pasajeros que hayan elegido cualquiera de las categorías de camarotes Samsara. Se trata de un enorme spa dividido en dos cubiertas con 6.000 m2, con gimnasio, talasoterapia, baño turco aromático, tepidarium, rock sauna, oriental steam, circuito termal privado, tratamiento adelgazante, masajes aromáticos y de diversos estilos, terapia facial hidralifting, con colágeno, además de servicio de barbería, manicura, tratamiento dental y para el pelo… Una maravilla para los sentidos…

En la cubierta 12 y desde la popa, el Sport Court, Pista de Jogging, de Luxe House, jardin de invierno, Steam Clay Bath y en la proa, el Samsara Spa, Escuderia Costa, un simulador de carreras con un bar para tomar algo mientras los niños disfrutan.

 

Pacifica-015En esta ocasión estuvimos los 5 días sin bajar del barco porque conocíamos todas las escalas y con el mal tiempo no nos apeteció bajar y repetir en ninguna.

Del barco decir que no se te olvida en ningún momento la nacionalidad de éste, tanto en las comidas, como en la diversión. A pesar de no estar mal el tema de comidas yo sí que insistiría en variarla algo más en la zona del buffet. La comida italiana es muy buena, pero se echa en falta otro tipo de gastronomía. En los restaurantes sin embargo si se puede disfrutar de más variedad y una gran calidad.

El barco es muy bonito, con mucho colorido y muy amplio. No noté aglomeraciones en ningún momento. Como es lógico en el día de navegación costó algo mas encontrar sitio en el buffet, pero sin problemas.

Mi camarote que era exterior me gustó muchísimo, porque era amplio, estaba nuestra cama y la de mi hijo y no noté agobio en ningún momento. Los tonos beige claros combinaban con la madera de los muebles le daban un aire de amplitud. Los roperos amplios y completos, además de otras zonas en las que podías guardar la ropa. El wc en la medida normal que acostumbran a tener los camarotes.

El Pacífica es el tercer barco de la clase Concordia, dato que no olvidé en todo el recorrido, os lo puedo asegurar.

Si queréis leer la ficha técnica podéis pinchar aquí: https://www.loscrucerosdemarian.com/fichas-de-los-barcos.

En breve tendréis los diarios de a bordo de este barco aquí: https://www.loscrucerosdemarian.com/diarios-de-a-bordo.

Espero que este artículo os ayude a conocer mejor el barco aunque como sabéis siempre desde mi visión y experiencia personal… Y ya hasta el próximo crucero.

 

Fecha de publicación: 3 de Mayo de 2015

3 pensamientos en “Mis impresiones del Costa Pacífica

  • 25 Abril, 2016 a las 16:57
    Enlace permanente

    Hola marian!
    Me encantan todas las impresiones que haces
    Me parecen muy necesarias y verdaderamente muy utiles a la hora de elegir barco
    Muchas gracias por tu ayuda

    Responder
    • 26 Abril, 2016 a las 8:32
      Enlace permanente

      De nada cristina, un placer, me alegra que te sea de ayuda, porque ese es nuestro objetivo.
      Un saludo.
      Marian.

      Responder
  • 26 Abril, 2016 a las 14:59
    Enlace permanente

    De nuevo Marian muchas gracias por tus comentarios. Son totalmente importantes para quien vaya a navegar en el Pacífica.
    Me parece super interesante.
    Un abrazo.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *