Mis impresiones del Azamara Onward

Después de haber realizado el pasado verano un crucero fluvial por el Rhin, mi familia y yo no teníamos en mente viajar de nuevo este año. Afortunadamente las oportunidades llegan sin pensarlo y en esta ocasión nos surgió la posibilidad de hacer un crucero en un barco de Azamara Cruise Line, naviera que teníamos muchas ganas de conocer desde hacía bastante tiempo.

El barco en cuestión se trataba del Azamara Onward, y el itinerario nuevamente el Mediterráneo, centrándose básicamente en puertos de la Costa Azul. Concretamente el recorrido, partiendo de Barcelona, era Port-Vendrés, Séte, Marsella, Niza, Ajaccio y finalizando en Montecarlo, aunque debido a las condiciones climática se sustituyó la escala de Ajaccio por Génova.

Como viene siendo habitual en nuestros cruceros a Barcelona, el viaje desde Sevilla lo hicimos en tren y en esta ocasión decidimos realizar el viaje al día anterior y pasar una noche en la ciudad, con el fin de no llegar apurados al embarque. Quizás por cosas del destino, fue una decisión realmente acertada, ya que en modo alguno íbamos a sospechar del desastre con que Azamara nos recibió en el proceso de embarque. Para los que tengáis curiosidad, os detallo nuestra experiencia sobre este tema en concreto en el artículo: Azamara Onward, una pesadilla de embarque.

Por lo comentado anteriormente me ha costado bastante decidirme a escribir este artículo después de la mala experiencia sufrida, que prácticamente dio al traste con el resto de nuestro viaje. En cualquier caso y como el objetivo de esta web es ayudar al resto de cruceristas, he decidido describiros mis impresiones de este barco.

Comenzaré con un poco de información del barco. El Azamara Onward fue construido en el año 1999 e inaugurado con el nombre de R Three, pasando a ser propiedad de Princess Cruises en el año 2002 con el nombre de Pacific Princess y posteriormente vendido a Azamara Cruises en el año 2022. Puedo deciros que, a pesar de ser un buque con 20 años de antigüedad no los aparenta, ya que se encuentra en perfecto estado de conservación. Es un barco de 30.000 toneladas, con 181 mts de eslora y 25 de manga, lo que le permite atracar en puertos no accesibles por otros barcos de mayor tamaño, disponiendo de una capacidad para alojar casi 700 pasajeros.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que en un barco de este tamaño no vamos a encontrar la variedad de zonas comunes y actividades de las que habitualmente disponen los barcos mucho más grandes. Sobre este punto íbamos mentalizados y acostumbrados después de haber realizado varios cruceros fluviales. Más adelante veremos que la organización y el esfuerzo del equipo de animación consiguieron mantenernos entretenidos durante toda la travesía.

Comenzando con el objetivo de este artículo y obviando la aventura del embarque, cuya sensación de malestar y desanimo nos acompañó durante toda la travesía, procedimos a embarcar, accediendo al barco por la cubierta 4, donde se encuentra la oficina de atención al cliente. Nos llamó la atención su decoración de estilo clásico, con moqueta de color beige y paredes en madera oscura, lo que le da un toque de distinción. Para acceder a las distintas cubiertas el barco dispone de dos grupos de escaleras y ascensores, dividiendo el barco en tres partes; zona de proa, zona central y zona de popa.

Además en esta cubierta también se encuentran la oficina de conserjería, el centro médico y camarotes. Frente a la recepción hay un tramo de escaleras con barandillas metálicas, formadas por filigranas en negro, así como adornos y pasamanos dorados. A media altura las escaleras se desdoblan hacia ambos laterales para acceder a la cubierta 5.

Después de dar un rápido paseo por esta cubierta nos dirigimos directamente al puente 9, donde se ubica el buffet Windows Café, con el fin de almorzar algo antes de bajar a nuestro camarote para deshacer las maletas y posteriormente asistir al simulacro de seguridad, obligado en todos los cruceros antes de zarpar.

Bueno, ya que estamos en el camarote os voy a describir el mismo. El tamaño de la cabina categoría Club Veranda es de unos 16,3 m2, unas dimensiones suficientes para alojar dos personas, pero algo ajustadas en el caso de viajar una tercera persona.

La decoración, en consonancia con el resto del barco, es de estilo clásico, moqueta en tonos marrones, paredes beige y mobiliario de madera oscura.

Según se entra en el camarote, a la derecha, se encuentra el baño, con paredes también en tono marrón claro, repisas donde poner los artículos de aseo y una ducha más bien pequeña con conjunto de ducha termostático, una pequeña repisa y cortina. Personalmente y por higiene prefiero las duchas con mampara de cristal.

Frente al baño encontramos un armario con suficiente capacidad para el almacenaje de ropa, distintos habitáculos, así como el mini-bar y una caja de seguridad.

La cama es amplia y muy confortable, con dos mesitas de noche sin cajones a los lados y sobre ellas sendas lamparitas de noche con tomas usb para cargar dispositivos electrónicos. En la pared opuesta a la cama disponemos de una televisión interactiva de 40 pulgadas.

Junto a la cama encontramos un pequeño sofá con una mesa auxiliar y frente a éste un escritorio con cajones a ambos lados, secador de pelo en uno de ellos, teléfono y un gran espejo, así como distintos tipos de enchufes y una cómoda silla.

El balcón dispone de una mesa rectangular bastante amplia y dos sillas.

A continuación os dejo un resumen de las características de los camarotes que os he comentado.

Características del camarote:

  • Dos camas convertibles en cama de matrimonio tamaño Queen.
  • Zona de estar con televisión de pantalla plana de 40 pulgadas.
  • Balcón.
  • Nevera con mini-bar.
  • Aire acondicionado con termostato.
  • Teléfono con contestador automático.
  • Escritorio.
  • Caja de seguridad.
  • Secador de pelo.
  • Puertos USB bajo las lámparas de lectura en los laterales de la cama.

Características complementarias:

  • Ropa de cama de algodón con edredón.
  • Albornoces y zapatillas de felpa.
  • Servicio de habitaciones 24 horas.
  • Flores frescas.
  • Bolsa de tela.
  • Uso de paraguas.
  • Servicio de lustrado de zapatos.
  • Golosinas.
  • Boletín de noticias diario.

Después de deshacer las maletas y colocar la ropa en el camarote procedimos a dirigirnos al punto de encuentro asignado para atender al simulacro de emergencia y posteriormente dar una vuelta por el barco para familiarizarnos un poco antes de volver al camarote a arreglarnos para ir a cenar.

Ya en la cubierta 5, en la zona de popa se encuentra el restaurante principal Discoveries Restaurant. Nuestra reserva incluía el paquete de bebidas, camarote con balcón y turno libre para cenar en el restaurante. Dependiendo de la hora, algunas veces teníamos que esperar un poco a que nos asignaran mesa, pero por lo general el proceso era rápido y en pocos minutos estábamos sentados en nuestra mesa. Eso sí, al tener turno libre la asignación de mesas era aleatoria y en ninguna ocasión coincidimos con los mismos asistentes de mesa, quienes en general tenían un trato formal, en mi opinión con excesiva seriedad, a excepción de una chica que nos atendió con suma amabilidad y agrado y que nos encontramos en varias ocasiones en el buffet. Con respecto a la decoración del restaurante, predominaban la madera y los tonos de las paredes y moqueta, al igual que en resto del barco, en colores marrones claros y oscuros, ofreciendo a los comensales un ambiente clásico.

La comida en el restaurante era buena, destacando su presentación, aunque la calidad de los ingredientes era más o menos la que podemos encontrar en otro tipo de navieras de menor categoría. A pesar de todo, lo que comimos nos gustó, ya que había mucha variedad en carnes, pescados, pastas, verduras y postres. Algunos de los platos eran siempre fijos como la ensalada César, salmón a la plancha o pechuga de pollo, el resto cambiaba cada día. En cualquier caso, nuestras expectativas con respecto al nivel de la comida eran superiores, basadas en comentarios que habíamos leído de otros cruceristas. Parece ser que el nivel ha bajado generalmente en todas las navieras, posiblemente motivado por las perdidas económicas sufridas durante la pandemia de Covid. Quedaron atrás esos platos especiales, incluso de langosta, con que nos sorprendían las navieras hace años, como ocurrió en nuestro primer crucero en el año 2008 en el Norwegian Gem.

En la antesala del restaurante se encuentra el Discoveries Bar, punto de reunión para conversar y tomar alguna bebida antes o después de la cena, con una completa selección de vinos, licores o cócteles.

En la zona central de la cubierta 5 se localiza la zona de tiendas, Onward Shop e Indulgenges, con una gran variedad de artículos como joyas, bolsos, vestidos o artículos de regalo, así como el Photo Shop, donde podemos adquirir las distintas fotos que los fotógrafos del barco nos hayan podido hacer durante el crucero.

En esta zona también se ubica The Den, gran sala en la que los pasajeros pueden disfrutar de experiencias centradas en el destino, exposiciones y charlas, así como una colección de libros de viajes y guías. La sala dispone de un bar y un piano con el que un pianista nos amenizaba los momentos que pasábamos allí antes o después de la cena.

Para finalizar con esta cubierta, en su proa encontramos el Cabaret Lounge, gran salón donde todos los días disfrutábamos de espectáculos y actuaciones en vivo representadas por bailarines, cantantes, músicos, etc… Los espectáculos no son comparables a los de tipo Broadway que se ofrecen en otros barcos más grandes, pero os aseguro que la profesionalidad y la dedicación del equipo de animación hicieron que pasáramos unos momentos muy divertidos y entretenidos por las noches.

Las cubiertas 6, 7 y 8 están dedicadas exclusivamente a albergar camarotes.

Continuando con la cubierta 9, en popa nos encontramos junto al buffet del barco con el Sunset Veranda, acogedora zona con asientos al aire libre y cubiertos donde es posible disfrutar de unas espléndidas vistas mientras comemos o tomamos alguna bebida.

En el buffet Windows Café disponemos de una amplia selección de opciones de comida, tanto en el desayuno como en el almuerzo o la cena, aunque no tanta como podemos encontrar en otros barcos más grandes. La comida está dispuesta de forma simétrica con una buena calidad y presentación, ofreciendo una gran selección de quesos, ensaladas, salteados, pastas, postres y platos principales temáticos de distintas nacionalidades, los cuales variaban diariamente. En varias ocasiones nos sorprendieron con shushi fresco, que nos encantó. En cuanto a las bebidas para acompañar la comida, como he indicado anteriormente, estaban incluidas. En el desayuno un cocinero preparaba tortillas o huevos al gusto bajo petición. Al igual que en el restaurante principal el servicio y atención por parte de la tripulación ayudó a mejorar sustancialmente la experiencia culinaria.

Según salimos del Windows Café nos encontramos con The Patio, lugar donde podemos comer al aire libre hamburguesas a la parrilla o nachos recién cocinados con una variedad de ingredientes a elección del pasajero. Algún que otro día comimos allí, bien por cambiar la rutina del buffet o por haber llegado tarde de alguna excursión. Por cierto, en mi opinión, la persona que habitualmente preparaba la comida no podía ser más desagradable, ignorando cualquier pregunta o comentario que se le hiciera. Junto al mostrador de la parrilla está el Swirl & Pool, máquina de yogur helado de autoservicio, con muchos toppings y siropes, donde te puedes preparar un helado a tu gusto.

En la zona central de la cubierta 9 está The Pool, la piscina del barco con dos jacuzzis dispuestos en sus laterales y hamacas para tomar el sol. Si el clima lo permite, aquí se celebra la Noche Blanca de Azamara, animadísima fiesta que no hay que perderse. No podía faltar The Pool Bar, bar donde puedes saborear alguna bebida mientras tomas el sol o durante las fiestas nocturnas.

En la proa están los servicios dedicados al bienestar y belleza del cuerpo, el Fitness Center, gimnasio con bastantes máquinas para mantenerte en forma y compensar un poco la ingesta masiva de calorías con que nos homenajeamos durante el crucero. Allí diariamente se ofrecen a los pasajeros clases gratuitas de yoga o pilates.

Junto al gimnasio se localiza el Sanctum Spa, con una peluquería, una piscina de talasoterapia, pedicura, blanqueamiento dental, clínica de acupuntura, etc…

Bueno, ya estamos en la cubierta 10. En la popa tenemos los restaurantes de especialidades, el Aqualina Speciality Dinning y el Prime Speciality Dining. El primero con una gastronomía inspirada en la cocina italiana y el segundo dedicado a los amantes de las carnes y mariscos. Ambos restaurantes tienen un cargo adicional.

A continuación se encuentra el Atlas Bar, un salón exclusivo y tranquilo donde se preparan cócteles artesanales y un menú exótico de pequeños platos fríos y calientes.

La zona central de este puente se encuentra abierta a la piscina de la cubierta inferior y rodeada por una pista de jogging para los que quieran hacer un poco de deporte al aire libre.

En la proa está el Living Room, amplio salón donde, durante el día puedes tener unos tranquilos momentos de lectura (en el lateral hay una librería), charlar, jugar a los juegos de mesa disponibles, o disfrutar de un café, té, un vino o una tapa y por la noche finalizar la jornada bailando en su pista de baile o participando en las actividades que ofrece el equipo de animación. Nosotros terminábamos casi todas las noches allí tomando una copa.

La cubierta 11 únicamente tiene accesible la zona de proa, dedicada a ser utilizada como solarium y desde la que se tienen una vistas excelentes para disfrutar del amanecer, de la puesta de sol o bien jugar al suffle board.

Para finalizar os haré un resumen de mis impresiones de este barco, no sin antes comentar que el concepto de esta naviera tradicionalmente distaba mucho del de las naviera generalistas, básicamente por el mayor ratio tripulación/pasajero, tipo de actividades a bordo, edad media de los pasajeros, calidad gastronómica, itinerario, etc… motivos por los que Azamara estaba considerada como naviera upper premium. Personalmente y obviando la experiencia que sufrimos en el embarque, (motivo más que suficiente para ni escribir este artículo….) la enmarcaría en categoría premium ya que no toda la tripulación facilitaba una atención apropiada o la gastronomía que, aunque bien presentada y elaborada no ofrecía ingredientes acorde a su categoría teórica. Quizás el motivo haya sido debido al cambio de propietario de Azamara en 2021, vendiendo Royal Caribbean la compañía a Sycamore Partners.

  • Es un barco orientado a pasajeros con una media de edad avanzada, donde prima la tranquilidad y relajación, aunque también tiene actividades, espectáculos y entretenimiento para todas las edades. En nuestro viaje había algunas familias con niños.
  • En cuanto a la forma de vestir, la indumentaria es cómoda e informal la mayoría del tiempo. En la cena, sin ser obligada la etiqueta, muchos pasajeros vestían formalmente.
  • La gastronomía, aunque bien elaborada y presentada no ofrece ingredientes propios de una naviera de esta categoría.
  • El ratio tripulación/pasajero es alto, siendo de agradecer a la hora de precisar algún servicio.
  • Los tripulantes son muy correctos en el trato, salvo algunas excepciones que bajan la media.
  • Incluso en horas punta no observé aglomeraciones en ninguna de las áreas.
  • A pesar de no disponer del tipo de espectáculos y actividades que podemos encontrar en barcos de mayor tamaño, la cantidad y calidad de las mismas son más que suficientes para mantener ocupado y entretenido al pasaje durante todo el crucero.
  • Los destinos a los que puede acceder un barco de este tamaño son más exclusivos que los de barcos de mayor tonelaje.
  • El nivel de limpieza y conservación del barco es muy alto a pesar de su antigüedad.
  • La ducha dispone de cortinas en lugar de mampara, más cómoda e higiénica.

Paquetes de bebidas y programas del Spa:

Como una imagen vale más que mil palabras, en las siguientes fotos podéis ver las diferentes opciones del paquete de bebidas y del programa de servicios del spa.

icono-info1-40x40

MÁS INFORMACIÓN DEL BARCO:

Fecha de publicación 14 de diciembre de 2022.


(Visited 101 times, 1 visits today)