Genova 13Nuestro barco de la compañía MSC, el Splendida, estaba a punto de atracar en Génova, ciudad que no conocía aún, a pesar de mis numerosas incursiones por el mar Mediterráneo. Pero nuestro objetivo no sería esta ciudad, no al menos de entrada. Nuestro objetivo sería Portofino, un pueblecito cercano, que me habían recomendado que no me perdiera bajo ningún concepto, así que habría que decidir de que forma llegar hasta allí. Llevábamos conocimiento de que podríamos llegar, en tren, en barco o en taxi.

Para llegar en tren nos teníamos que dirigir a la Piazza Principe, que está muy cerca del puerto de Génova, su coste es de 6€ y su recorrido solo llega hasta Santa Margherita donde hay que coger un autobús, el 28, que te lleva hasta Portofino. Otras formas son, en barco, pero no en todas las temporadas, en la que íbamos nosotros (noviembre), no era posible viajar hasta allí de esta forma, o bien en taxi.

Mi grupo de amigos, Silvia, Carmen, Fina, José y nosotros, estábamos reunidos mirando toda la información que habíamos recabado para nuestra próxima excursión, cuando en ese momento se acercó a nosotros un taxista ofreciéndonos sus servicios. Nos preguntó que cual sería nuestro destino y le dijimos que Portofino. Nos dijo que nos dedicaría 4 horas y nos llevaría hasta allí por 150€, yo dije que “no” rotundamente, porque mi idea era coger el tren y porque como sabéis, los que me leéis, no tengo muy buenas experiencias con los taxis en mis viajes, así que no tenía intención de subir a uno. Pero los demás empezaron a regatearle y consiguieron bajar hasta 120€, por lo que intentaban convencerme de que por ese precio nos saldría muy bien al dividirlo entre 6, pero yo seguía sin querer. No se trataba solo de dinero, se trataba de que para mi era un suplicio subir a un taxi y volver a tener otra experiencia negativa. Así que Antonio, que es como se llamaba el taxista, se dirigía a mi para convencerme… Angelica, me decía, “está bien el precio..” y yo decía “sí, pero no es solo eso, me tiene que asegurar que no va a correrrrr”, y el contestaba, “noooo, piano, piano”, jajajaja…… Después yo le decía “pero somos 6, ¿que capacidad tiene tu taxi?”. Él contestaba, “es para 7 personas”. Yo decía “no me lo creo, que casualidad!!!, a ver si vamos a ir como sardinas en lata los 7 en un utilitario de 5 …”, y Antonio seguía mis pasos, porque yo me dirigía hacia el tren. “No Angelica, ven a ver, son 7 plazas”. Al final entre todos me convencieron y fui a ver. Efectivamente, era un monovolumen de 7 plazas pero tuvo que desplegar dos de los asientos traseros. En fin que entre las sugerencias de mis compañeros de que era la mejor opción y la promesa de Antonio de no correr, cogimos su taxi.

Delante de copiloto iba Silvia, Carmen, mi marido y yo en medio, y Fina y José en los asientos desplegables. Antonio nos preguntó si íbamos por la autopista o por la costa y yo prefería por la autopista, él también, por seguridad y por tiempo, se tardaba menos. Así que en marcha…

En unos 45 minutos llegamos a Portofino. Antonio se había comportado divinamente y había ido piano piano todo el tiempo… Nos dejó en la Plaza de lla Libertá.

El tiempo total pactado con Antonio fue de 4 horas, salimos del puerto a las 10:00 am y llegamos a las 10:45 am, así que Antonio nos dijo de volver a las 12:00 am, ya que también queríamos visitar Santa Margherita.

Comenzaré con un poco de historia de ese maravilloso lugar…

 

Genova 5Genova 3Genova 2Genova 4

Portofino es una aldea de pescadores en Liguria, en la provincia de Génova. Está ubicado a 40 km de la ciudad y es considerado uno de los lugares más fascinantes del mundo. Doy fe de ello, una auténtica maravilla. Rodeada de verdes montañas parajes de cuento y maravillosos acantilados mirando al mar.

Fue fundado por los romanos con el nombre de Portus Delphini, (Puerto de los Delfines), por la gran población de delfines del lugar.

El centro de la ciudad es la Plaza Martiri dell´Olivetta, donde fuimos a dar una vez que bajamos por la Via Roma. Vimos preciosas fachadas de elegantes casas y la iglesia de Divo Martino. Algo que me llamó mucho la atención es la cantidad de boutiques exclusivas como Gucci, Armani, Pucci, etc… que se encontraban dispersas por el pueblecito, pero teniendo en cuenta las personas tan exclusivas que tienen casas allí, no es para menos…

Por el camino, Antonio nos había enseñado las mansiones de Berlusconi y de Dolce Gabanna… Uffff impresionantes!!!.

Desde la maravillosa plaza Martiri dell´Olivetta puedes dirigirte a los lugares de interés de este pequeño pueblo pesquero. El Faro Punta del Capo, al que llegaras en media hora dando un agradable paseo. En este camino encontrarás la iglesia de San Giorgio, que fue restaurada en 1950.

Otros de los lugares por visitar en Portofino es el Castillo Brown, contruido en 1600. Se trata de una fortaleza de origen romano llamada así porque en 1870 Sir Yeats Brown, cónsul británico en Génova, la compró como su residencia.

Este fue el camino elegido por nosotros al bajar del taxi en la Plaza della Libertá. Conseguimos unos planos en la oficina de turismo que se encuentra en la Via Roma. Con el plano en mano, estuvimos ubicando los lugares de interés a los que debíamos dirigirnos, pero solo podría ser uno de ellos, porque a cada uno, había que dedicarles mínimo una hora, por lo que solo nos daba tiempo de ver uno, ya que habíamos quedado con Antonio en volver en una hora y cuarto a la plaza donde nos dejó. Así que sin demora nos dirigimos hacia el castillo.

En nuestro camino disfrutamos de las casas, las pequeñas terracitas, de sus olores, de su luz. Por cierto!!!, tuvimos un fantástico día, con un sol espléndido pero templado. Tiempo ideal para recordar con más intensidad este paradisíaco lugar, si cabe.

Después de subir una empinadísima cuesta llegamos a la fortaleza que está rodeada de frondosos jardines y y tortuosos callejones… En silencio, solo con el sonido de nuestras charlas y nuestras risas llegamos a la cima. Madre mía!!!!!, que fantásticas vistas!!! y la ubicación es estupenda. Desde allí se puede contemplar el precioso pueblecito con sus barquitas atracadas en esa maravillosa e infranqueable cala y el inmenso e intenso mar azul… No eligió nada mal el Sr. Brown

Después de disfrutar de todo esto, decidimos que teníamos que volver, así que deshicimos el camino andado por otro camino que también nos llevaría de vuelta a la cala.

 

Genova 7Genova 6Genova 8Genova 9

Anteriormente he comentado que otro lugar de interés de los alrededores es Santa Margherita y que también teníamos interés de conocer, asi que Antonio solícito nos dejo en esta localidad conocida como la Perla del Tigullio.

Estuvimos paseando por sus calles, visitando su catedral, degustando su café en las preciosas terracitas…

Habíamos pensado que ya solo nos quedaba el tiempo justo para volver y queríamos conocer algo de Génova por lo que le preguntamos a Antonio, que nos llevaría por dar un paseo por la ciudad, nos comentó que 3 euros más por persona. Lo vimos más que justo y decidimos que nos la enseñara, aunque fuera un paseo fugaz.

Ahora quedaba la vuelta. Mis compañeros insistían en que debíamos volver por la costa, que seguro que merecía la pena y así lo hicimos. Esta vez iba yo de copiloto, por si me mareaba, y verdaderamente mereció la pena y más… De ensueño, escuchando las canciones italianas que Antonio hacía sonar en su taxi y viendo aquel paisaje… Sinceramente no tengo palabras para describir las sensaciones que, envuelta en ese mágico momento, esos instantes me produjeron… Bella Italia…

 

Genova 1Genova 10Genova 11Genova 12

Llegamos a Génova, pasamos por la Piazza de Ferrari, con su hermosa fuente central y posteriormente nos paramos en la Plaza de la Victoria, donde pudimos contemplar el arco del mismo nombre, dedicado a los genoveses caídos en la primera guerra mundial. Frente a este están los jardines con la Escalinata de las 3 Caravelas de Colón reflejadas de forma floral. Volvimos a subir al taxi y vimos de pasada el Museo de Historia Natural Doria, dirigiéndonos posteriormente hacia la Casa de Colón, ubicada en el centro histórico. Por supuesto allí hicimos otra parada que aprovechamos para sacar fotos. En la planta baja de la Casa de Colón está la bodega y un almacén y en la alta las habitaciones… Continuando con nuestro paseo por la ciudad fuimos pasando por diversas fuentes y plazas.

Subimos al mirador Montaldo desde donde se veía tooooda la ciudad, por lo que aprovechamos para sacar unas fotos panorámicas. A pocos metros andando, Antonio nos comentó que tenía una sorpresa, se trataba de una típica heladería genovesa. Sin pensarlo entramos para saborear un exquisito helado italiano genovés. ¡¡¡Que bueno estaba, por Dios!!!!!.

A pesar de que con Antonio estábamos encantados, el tiempo apremiaba por lo que nuestro siguiente destino era el puerto donde nos encontró, finalizando así nuestro día en esta preciosa ciudad y en el maravilloso pueblecito de Portofino.

Desde aquí mi agradecimiento a Antonio, que nos hizo pasar un magnífico día explicándonos todo sobre los lugares que visitamos, por su encanto, su amabilidad y su buen servicio. Y que por unas horas formó parte de nuestras vidas y nuestra historia.

Para todo aquel que tenga la oportunidad de ir a Génova y le pueda interesar, os dejo aquí su teléfono: ANTONIO: 00393482264440.

Aunque nosotros nos centramos en conocer Portofino y no dió tiempo de ver más puntos turísticos en Génova. Para finalizar este artículo, aquí os dejo otros lugares de interés que podéis visitar:

  • Puerto Antiguo: Es el corazón de la ciudad, se dan cita lo antiguo y lo moderno.
  • Acuario de Génova: El más grande de Europa, alberga más de 10.000 ejemplares marinos, distribuidos en sus 71 piscinas.
  • El Bigo: Es una original estructura que nace en las aguas del puerto antiguo. Está inspirada en las grúas del puerto de Génova.
  • La Biosfera: Una inmensa bola de vidrio, ubicada al lado del Acuario, contiene en su interior un ecosistema tropical, con animales y plantas propios de ese clima.
  • Galata Museo del Mar: Es el museo más grande de Europa dedicado al mar.
  • Palacio San Giorgio: Ubicado en el centro del puerto antiguo. A lo largo de su historia ha sido palacio de poder ciudadano, prisión, sede del banco de San Giorgio. Hoy en día este palacio alberga las oficinas de la autoridad portuaria de Génova.
  • Catedral San Lorenzo: Fue edificada en 1089, en su interior se encuentran las cenizas de San Juan Bautista. También alberga el Museo del Tesoro y el Museo Diocesano.
  • Porta Soprana: Estructura de arquitectura medieval muy cercana a la Casa de Colón.
  • Palacio Ducal: Es uno de los principales museos de la ciudad.
  • Palacio del Principe: Hoy es un museo donde se pueden apreciar valiosos cuadros, telas y muebles antiguos, que nos transportan a otras épocas.

 

Fecha de publicación: 5 de Diciembre de 2013

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *