Stavanger 1Teníamos un especial interés en esta escala, ya que ofrecía varios de los puntos más interesantes del crucero…

Como todos sabéis nosotros resolvemos nuestras excursiones sobre la marcha, pero llevamos información de casa para orientarnos y saber que ciudades y lugares pueden despertar más interés en los cruceristas.

Los puntos más destacables eran, además del propio centro de esta pequeña y acogedora ciudad, El museo Noruego Canning, que como nos indicaban en la información del Celebrity Today, es una antigua fábrica de conservas, que conmemora el pasado glorioso como capital del arenque en este pais. Esta fue la principal industria en Stavanger a finales del siglo XIX y principios del XX. En este museo se pueden degustar sardinas frescas ahumadas.

Otros de los puntos de interés son la Granja de la Edad de Hierro, un museo viviente donde se muestra la durísima vida cotidiana en Noruega de hace 1500 años y las tres espadas, esculpidas en granito y con 10 metros de alto, enclavadas en una roca, simblolizando la unificación de Noruega.

Y como no!!!!, el Púlpito, este es el destino deseado por excelencia, ya que es una de las atracciones más espectaculares de Noruega. Se trata de una roca de 25 metros cuadrados, a 605 metros sobre el mar desde donde se ofrece las vistas más maravillosas de este país.

Sabíamos que no todos estos puntos podríamos verlos, pero sí todos los que la corta estancia en esta ciudad nos permitiera.

Como el barco llegaba a las 11:00 am a Stavanger desayunamos tranquilamente. Una vez atracó ya estábamos más que listos para bajar. Hasta ahora no habíamos tenido ningún problema de aglomeraciones en las dos escalas que llevábamos, así que de forma muy tranquila empezamos nuestra excursión… Nos dirigimos hacia la izquierda, allí se encontraba el pueblo adornado con varios puestos en los que se vendian frutas y otras viandas, pasamos relativamente de largo ya que teníamos mucho que ver. Si nos daba tiempo ya veríamos los puestecillos a la vuelta. Dimos un vistazo de los alrededores viendo al fondo un bonito edificio muy antiguo, así que subimos una cuesta que iba a dar al mismo. Se trataba de una catedral medieval, Stavanger Domkirke, la cual rodeamos después de hacer las correspondientes fotos de rigor. Tras ella se encontraba el City Park precioso e inmenso parque lleno de familias con niños disfrutando. En este parque puedes ver en la zona central, el lago artificial Breiavatnet y su surtidor de agua.

Bordeamos el lago casi por completo buscando la parada de autobús 29 que nos llevaría a ver las tres espadas y la granja. Estaba justo en la acera de enfrente al parque. A medida que nos acercábamos a la parada vimos que el bus se estaba marchando!!!!. No me lo podía creer, no sabíamos cuando vendría el próximo así que nos sentamos donde pudimos para esperar el siguiente que tardó una media hora????.

 

Stavanger 2Stavanger 3Stavanger 4Stavanger 5

Después de pagar (30 NOK por persona ida y 30 NOK vuelta), nos acoplamos en los asientos, hicimos bien porque nos esperaba un trayecto de 5 largas paradas hasta llegar a la zona donde se encontraba Sverd i Fjell, famoso monumento de 3 espadas clavadas en la tierra, con una altura de 10 metros, que simbolizan la unidad entre los noruegos. Pero como bien he dicho el bus nos llevó a la zona, porque para llegar alli desde la parada tuvimos que recorrer un tramo andando de unos 500 metros o más… Así que os indico como lo hicimos nosotros. Según bajas del autobús a la izquierda hay una pendiente que comenzamos a recorrer. Al fondo de esta pendiente se ven las espadas pero a lo lejos. A ambos lados del camino había un gran campamento de boy-scouts con chicos de muchas nacionalidades. Había banderas colgadas de muchísimos paises, así que pasamos a través de este gigantesco campamento multicultural, siempre hacia la derecha y en dirección al mar, hasta llegar a las espadas. El lugar es una preciosidad, ya que éstas están enclavadas en un lago limpio con verdes árboles y aire fresco. Estaba totalmente ocupado por los jóvenes del campamento que se bañaban, jugaban y reian… Después de hacernos las fotos y admirar embelesados el lugrar, procedimos a dirigirnos hacia la Granja de la Edad de Hierro, que como comenté al principio, es un conjunto de cabañas semienterradas en las que vivian los habitantes de aquella época. Estas cabañas son difíciles de ver desde lejos debido a su baja altura y a sus tejados cubiertos de hierba confundiéndose con el paisaje, pero era de lo que se trataba ya que así pasaban desapercibidas para los enemigos en época de guerras. Para llegar alli desde las espadas nos digirimos hacia una urbanización de casitas dejando el mar a nuestra espalda. Hay que subir una cuesta en dirección a 3 grandes edificios muy modernos que se ven en lo alto de una colina. Tuvimos que andar unos 2 kms hasta encontrar una iglesia a la izquierda, en la acera frente a la que íbamos. Esa iglesia sirve como referencia porque un poco más arriba, pero por la acera que íbamos nosotros, veréis un supermercado (está frente a la iglesia), así que solo tienes que tomar la calle de la derecha del supermercado y a unos 200 mtros encuentras la entrada al recinto de las cabañas.

Estuvimos allí bastante tiempo escuchando las explicaciones que daba en español una guía a los grupos que iban llegando. Es realmente impactante verlo y entrar en las cabañas por sus pequeñas puertas debido a que están enterradas, y comprobar la básica forma de vida a la que estaban sometidos estas personas y sobre todo con temperaturas muy bajas y mucha nieve que casi ni les permitían salir de sus casas.

Una vez saciada nuestra curiosidad, salimos del recinto y bajamos la cuesta a la derecha, volviendo hacia el supermercado, pero la vuelta fué más cómoda ya que en la misma acera por la que íbamos y a muy pocos metros de la granja estaba la parada del autobús que nos llevaria de vuelta a Stavanger. Puedes coger tanto la linea 6 como la 7.

Deseando sentarme en el autobús con el aire acondicionado, por Dios!!! que calor pasamos… En Noruegaaaaa!!!. Increible.

 

Stavanger 6Una vez en Stavanger, por fin!!!!, que casi beso el suelo cuando llegué, paseamos por sus preciosas calles y sacamos fotos de las bonitas casas de madera multicolores. Ya sabíamos desde primera hora de la mañana que no podríamos visitar el púlpito Preikestolen, ya que se necesita mucho tiempo para desplazarse hasta allí, por eso decidimos que nuestro siguiente paso sería dirigimos a Old Town, zona junto al puerto con preciosas casitas adornadas con macetas con flores de vivos colores que daban un ambiente peculiar a las calles y adentrarnos entre las callejuelas del pueblo terminando nuestra excursión con este relajante paseo.

Pronto zarparía el barco, exactamente a las 5:45 pm debíamos estar a bordo, por lo que después de echar un vistazo a las tiendas de souvenirs que se encontraban en el puerto, nos volvimos al barco a comer algo. Ya eran las 5 de la tarde así que nos conformamos con una cervecita y una deliciosa hamburguesa, al menos a mi me lo pareció. Que hambre!!!! Después nos fuimos con los compañeros de viaje a la piscina para relajarnos un poco, hoy nos lo habíamos ganado, pero había merecido muchísimo la pena…

Finalmente y depués de la cena nos tomamos una copita en la discoteca en buena compañía para poner la guinda a este intenso y bonito dia.

Mañana nos esperaba Olden…

Fecha de publicación: 20 de agosto de 2013

4 pensamientos en “Celebrity Infinity-Stavanger

  • 28 marzo, 2014 a las 19:05
    Enlace permanente

    Buen artículo, Miriam… Nosotros decidimos ver “la roca”, eso si dede abajo mediante un pequeño barco que se adentraba en el fiordo, por cierto bello…. La lástima es que dentro de las escalas de crucero es muy difícil arriesgarse a subir al Púlpito, por eso de lo invertido en el tiempo…
    Aún así, Stavanger es precioso…
    Salud, ciudadana viajera…

    Responder
  • 29 marzo, 2014 a las 7:50
    Enlace permanente

    Gracias José Manuel, ya sabes siempre escrito con la misma emoción que lo viví. La verdad es que la roca, debe ser de impacto… Nosotros tuvimos que elegir. se aconsejaba que no se fuera al púlpito porque el recorrido hasta él era muy largo.
    Pero mereció la pena cada una de las cosas que vimos…. Nos encantó la preciosa ciudad y la intensa excursión que realizamos al interior. Además de disfrutar de la compañia de nuestro nuevos amigos.
    Un abrazo.

    Responder
  • 20 junio, 2016 a las 16:18
    Enlace permanente

    Enhorabuena por tu blog, es muy interesante pues no todo el mundo quiere las excursiones que ofrecen las navieras y tu explicas muy bien las opciones de cada lugar.
    Este verano vamos a hacer un crucero por los Fiordos con pullmantur y me llevaré imprimidos tus consejos, son las mejores guías de viajes adaptadas al tiempo de cada escala. Muchas gracias por la información . Saludos

    Responder
    • 20 junio, 2016 a las 17:17
      Enlace permanente

      Hola María José.
      Muchas gracias por tus comentarios, me alegra enormemente que te sean de utilidad, esa es la recompensa que mi marido y yo obtenemos por nuestro trabajo.
      Nosotros siempre hacemos todas las excursiones por nuestra cuenta y hasta ahora nos ha ido muy bien.
      Hemos ido a nuestro ritmo, hemos visto todo lo de cada ciudad y de la forma más barata y para mí es muy cómodo no tener que depender de horarios.
      Te lo vas a pasar genial.
      Un saludo.
      Marian.

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *