Capri-1

 

 

icono-comentario-40x40 MI VISITA A CAPRI:

Nuevamente nos encontrábamos en Nápoles, es lo que tiene repetir el Mediterráneo, que puedes ir viendo trocitos de ciudades que te quedaron pendientes o descubrir nuevos destinos desde la misma ciudad…

No sé si recordareis que la vez anterior fué una auténtica aventura introducirnos en Nápoles, ¿os acordáis? la ciudad de la gincana con los cruces de calles peligrosos donde los conductores nunca paran… Pues bien, en esta ocasión nuestra intención fué conocer Capri, una bella isla situada al sur de Nápoles, su superficie es de unos 10 km2 y fué el destino vacacional por excelencia en la época romana.

En esta ocasión no nos hizo falta cruzar, ya que una vez que bajas del barco, que atraca en el mismo centro de Nápoles, te diriges hacia la izquierda donde se encuentra el puerto Berverello. Está tan cerca que se veia desde el balcón de mi camarote.

En el mismo puerto sacamos los billetes para el Aliscafo que es el barquito rápido que te lleva a Capri en unos 45 minutos, el coste de este barquito es de 20,50€.

Hay otra opción algo más económica, no mucho más y son más lentos, una hora y media, que son los ferrys que se cogen en el muelle Porta Di Massa. Estos se encuentra a unos 300 metros a la derecha del puerto de cruceros…

Si queréis tener una información detallada de las navieras que operan hacia Capri, aquí teneis sus enlaces:

Después de esperar pacientemente la cola para subir al Aliscafi y con un sol de justicia sobre nuestras cabezas, subimos al barco.

Es un barquito bastante amplio, pero aún así nos acomodamos como pudimos porque se llenó al instante, así que mi marido y mi hijo pequeño estaban sentados en distinta zona que mi hijo David y yo...

Una vez que empezó a navegar el movimiento se hacía cada vez más intenso de arriba hacia abajo, como en un cacharrito de feria. Los que habéis leido mis artículos anteriores sabeis que yo me mareo con facilidad y viendo que aquellos movimientos se hacían cada vez más fuertes, cerré los ojos y empecé a mentalizarme con toda intensidad de que aquel vaiven no iba a afectarme…, pero no sirvió de nada, a los pocos minutos de zarpar me levanté con la cara blanca buscando un baño con desesperación, al que me costó trabajo llegar porque el movimiento del barco impedía que mis pies se quedaran pegados al suelo. Mi David me decía mamá, mamá, te encuentras mal… y ni responderle pude.

Ni que decir tiene que me pasé el resto del viaje en el baño. Pero también tengo que decir que no fui la única, ya que en la parte exterior del barco me encontré con varias personas con las caras transpuestas y un chico oriental de rodillas en el suelo que era incapaz de sacar la cabeza de la papelera donde la tenía metida. Pobre muchacho...

 

Capri 2.

Capri 3.

Por finnnnn llegamos a Marina Grande, el puerto de Capri. El recorrido se me hizo interminable a pesar de durar solo 45 minutos, pero la imagen que se presentaba ante mis ojos ya me hacía ver que había merecido la pena el mal rato.

Nos dirigimos hacia las taquillas que había a la derecha, junto a la oficina de turismo, donde puedes comprar billetes de autobús, barco y funicular, así que nosotros adquirimos la del funicular, por un coste de 1,80 por trayecto que nos llevaría al centro de Capri.

Mientras te diriges al funicular puedes ver la playa pública de Marina Grande y a la izquierda la Piazza Vittoria, donde se encuentran los puestecillos y tenderetes para las compras de los artículos típicos de la zona, souvenirs, restaurantes donde refrescarte y los taxis que esperan a los turistas para hacerles el tour a la isla…

Volvimos a hacer cola para entrar en el funicular y por suerte cogimos el primero que estaba a punto de salir (llegan a intervalos de 15 minutos). En pocos minutos ya nos encontrábamos en la Piazzetta o Plaza de Humberto I, este es el centro de Capri.

Ya estábamos viendo el encanto de esta preciosa isla. Desde la misma Piazzetta parten varias calles estrechas (1,5 mts de ancho), por las que es posible recorrer los puntos más importantes.

Según la calle que elijas te llevará a:

  • Arco Naturale, que es una formación rocosa en forma de arco.
  • Vía Tragara, que finaliza en una hermosa terraza con unas bellas vistas de los Faraglioni que son unas grandes formaciones rocosas en forma de pico.
  • Jardines de Augusto, con plantas propias de la isla y con unas maravillosas vistas de la zona urbana.

Parados en el centro de la Piazzetta no sabíamos hacia donde dirigir nuestros pasos, estábamos buscando algún nombre que nos ayudara a orientarnos para saber por donde debiamos ir , así que sin rumbo fijo fuimos paseando por las preciosas callecitas, viendo las lujosas tiendas de marcas, me paraba en cada una de ellas, como no, y disfrutábamos de la luz y el color del lugar.

En nuestro entretenido y tranquilo paseo fuimos a dar con la vía Longano. Esta calle, pasando por Sopramonte y Matermania que nos haría llegar, tras un buen paseo y con unas vistas impresionantes de la costa, al Arco Naturale, que es una formación rocosa de lo que antiguamente fue una gruta. Algo maravilloso como todo lo que nos rodeaba que no te puedes perder….

En el camino de vuelta nos encontramos con unas escalera que descienden a un valle donde encuentras la Gruta Matermania, increible caverna natural.

Una vez de vuelta a la Piazzeta de Humberto I, tomamos la vía Camerelle. Al final de ésta, a la izquierda, hay una pequeña cuesta que lleva a la vía Tragara que termina en una terraza jardín desde donde se pueden ver los Faraglioni.

 

Capri 4.

Capri 6.

Volvimos sobre nuestros pasos al centro de Capri y después de ver algunos souvenirs para llevar a casa, decidimos que era hora de regresar al barco y perdonar la tercera excursión a los Jardines de Augosto, ya que cuando vamos con David nuestras excursiones no pueden alargarse mucho y verdaderamente todos nos encontrábamos muy cansados.

Yo solo pensaba en que tenía que volver de la misma forma que vine a la isla, por mar!!! así que me tomé mis pastillas para el mareo, algo que aconsejo a todas las personas que como yo no lleven bien el vaiven de los barcos. No estaba dispuesta a instalarme en el baño del Aliscafo de nuevo.

Compramos de nuevo el tiquet para la vuelta y nos subimos al barquito, una vez que arrancó decidí salir al exterior, no está permitido, pero había varias personas que como yo habían decidido que era mejor que nos diera el aire.

La vuelta fué diferente, el efecto de la pastilla junto con el aire del mar dandome en la cara hizo su magia y tuve una vuelta tranquila.

Ya estábamos de nuevo en nuestro hotel marino, los amables tripulantes nos saludaban esperandonos con los puf-puf para limpiar nuestras manos, algo imprescindible cada vez que entramos en un barco…

Mis hijos salieron disparados para el buffet con el gusanillo pidiendo de comer y durante todo el día seguimos disfrutando de todas las actividades que el Epic, nuestro hogar de vacaciones, nos ofrecía..

Nos alejábamos de la costa y no dejaba de pensar los maravillosos parajes, preciosas ciudades, interesantes culturas que a través de mis viajes en barco estaba conociendo…

Arrivederci preciosa Capri, hasta otra ocasión….

 

 

icono-camara-40x40 LUGARES DE INTERÉS:

  • 1.- Gruta Azul (Grotta Azzurra): Hermosa cueva, declarada patrimonio de la Unesco, con un estrecho boquete de entrada, en la que la luz penetra por vía subacuatica, reflejándose con un color azul en las paredes y en la bóveda de la cueva. Es uno de los lugares que no debes perderte en Capri. Para llegar allí se puede hacer por barco o desde Capri tomando un autobús en la estación de autobuses hasta Anacapri (1,10€) y allí mismo otro autobus hasta la gruta (otros 1,10€). El acceso a la gruta se realiza en barquitas por la que deberás entrar tumbado en las mismas. El precio de las barquitas es de unos 13€, más la propinilla para el remero.
  • 2.- Jardines Augusto y Via Krupp: Preciosos jardines de los que cabe destacar sus plantas y las impresionantes vistas de la costa, de los Faraglioni y de la Via Krupp. Se accede a ellos a pie desde la Plaza Umberto I, por las calles V. Enmanuele, F. Serena y Matteotti. El horario de visita es de 09.00h a 19.30h y el precio de la entrada es de 1€, siendo gratuita para los niños menores de 12 años.
  • 3.- Villa Jovis: Se trata de la villa de Capri mejor conservada y la residencia de Tiberio durante sus últimos días en Capri. Se tarda más de una hora en llegar, ya que el camino es cuesta arriba y hay unas vistas espectaculares de unos jardines que nos encontramos de camino y que están abiertos al público.
  • 4.- Arco Naturale: Bajando desde Villa Jovis encontrarás indicadores hacia el Arco Naturale, formación rocosa en forma de arco creada por la naturaleza. Se puede llegar al arco, andando unos 30 minutos, desde la plaza Umberto I, recorriendo las calles Longano, Sopramonte y Matermania, o tambien desde la misma plaza, a través de las calles Le Botteghe, Croce y Matermania.
  • 5.- Plaza Umberto I, Torre del Reloj y calles del centro: La Plaza Umberto I o Piazzeta es el centro neurálgico de Capri y la zona más glamurosa, en ella se encuentra la Torre del Reloj y desde allí parten los caminos para visitar a pie las distintas zonas de la isla. Imprescindible dar un paseo recorriendo las callecitas del centro y tomar un café o un refresco en los bares de la plaza; eso sí, los precios van acorde al glamour que se respira….
  • 6.- Tragara: Bonito camino panorámico, que lleva al mirador del mismo nombre y a los Faraglioni, que se encuentran debajo. Se puede llegar andando durante unos 20 minutos desde la Plaza Umberto I, por las calles V. Emanuele y Camerelle.
  • 7.- Punta Carena y Faro: Se trata de un atracadero y localidad balnearia situada al sudoeste de la isla. El Faro, edificado hace más de un siglo, es el segundo de Italia, por sus dimensiones y potencia, después del de Génova. Se puede llegar allí desde Anacapri, plazoleta “Cimitero” (Viale De Tommaso), en autobús de línea, o bien, desde la plaza Vittoria, en taxi (10 min.) y también a pie, desde plazoleta Caprile (50 min.).
  • 8.- Faraglioni: Conjunto de tres enormes rocas que permanecen en las aguas cercanas a la costa y que no son otra cosa que las sobrevivientes de la erosión de la costa misma por el mar y el clima en el trascurso de los siglos. A cada una de estas rocas gigantescas se le ha dado un nombre: la primera es la que está todavía atada a la isla y se llama Stella, la segunda está separada de la primera por una lengua de agua y se llama Faraglione di Mezzo, y la tercera se llama Faraglioni di Fuori or Scopolo. Estas rocas miden un promedio de 100 metros de alto y es el hábitat de los famosos pájaros de plumaje azul y el único sitio donde pueden hallarse.

 

Capri 5

 

icono-mapa-40x40 MAPA INTERACTIVO DE CAPRI:

 

icono-info1-40x40 MÁS INFORMACIÓN DE CAPRI:

Fecha de publicación: 23 de julio de 2013

4 pensamientos en “Capri

  • 3 Abril, 2016 a las 13:57
    Enlace permanente

    Muy interesante. Estoy planeando un viaje en el Epic y me gustaria visitar Capri. El precio de la excursion que ofrece el barco me parece totalmente excesivo, por lo tanto tendre en cuenta tus indicaciones para visitar la isla.
    voy a seguir explorando tu blog.
    gracias

    Responder
    • 3 Abril, 2016 a las 19:39
      Enlace permanente

      Hola Nuria…
      Ciertamente las excursiones en los barcos son muy caras por eso yo siempre la hago por mi cuenta y porque me gusta ir a mi aire.
      Y por eso realizo los artículos, para todos aquellos que quieran hacerla por su cuenta, así les facilito todo lo que puedo.
      Me alegra que sigas mi web. Es un placer poder ayudarte.
      Un saludo.
      Marian.

      Responder
  • 2 Octubre, 2016 a las 7:19
    Enlace permanente

    ola yo tambien e estado en varias ocasiones en capri i la verdad es que creo que de las excursiones que te ofrecen en el barco es quizas la que valga mas la pena en napoles pero por libre por que realmente en el barco salen carisimas, este año estube tambien i ya en capri en marina grande cojimos una lancha mas pequeña que queria volver a ver las roca foradara pero nos llevo a la gruta azul sabe alguien como hai que hacer para que te lleven a la roca foradada por que para visitar la gruta azul despues de pagar 15€ por persona una vez que llegavas alli te tenias que volver a montar en otra barquita mas pequeña para poder entrar a la gruta ,dentro el barquero canta y para fuera,13€ mas.te sacan la pasta por todos lados pero capri vale la pena.tambien pompella pero si ya has estado una vez pues como para no repetir esta muy bien pero para repetir no aunque para gustos,colores.

    Responder
    • 10 Octubre, 2016 a las 10:15
      Enlace permanente

      Hola Jose.
      Lo de la gruta azul no sé que hay que hacer para que te lleven a la roca.
      A mi particularmente me gustó más Capri que Pompeya, pero siempre se dice que para gustos los colores..
      Pasear de tiendas por Nápoles es otra buena opción.
      Lo importante es descubrir nuevos lugares.
      Gracias por tu aportación.
      Un saludo.
      marian.

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *