Nuestro crucero por las islas británicas estaba llegando a su fin y, curiósamente, la última escala la realizaríamos en la ciudad francesa de Le Havre. El nombre le viene de los Parisii, una tribu de galos que fundaron la ciudad alrededor del año 250 A.C. Pueden encontrarse restos de su asentamiento en la isla del Sena, donde se encuentra en la actualidad la catedral de Notre Dame.

Desde la Edad Media, en que el puerto de Le Havre comenzó a emerger, la ciudad ha sufrido diferentes transformaciones, potenciada por el comercio con las colonias.

Durante los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial Le Havre quedó totalmente destruida y después de 1944 se encargó al arquitecto Auguste Perret la reconstrucción de las 150 hectáreas del centro de la ciudad. La ciudad ha sido considerada Patrimonio Mundial de la Humanidad por la Unesco, por la utilización innovadora del hormigón para su construcción, combinado con los preceptos clásicos.

En nuestro caso, inicialmente, habíamos pensado visitar Rouen junto con otros compañeros de crucero. Como era habitual quedamos en La Piazza a las 08.45h y una vez desembarcamos, cogimos un taxi que nos llevaría a la estación del tren por un precio de 2 euros por persona. Por curiosidad, ya que íbamos 8 personas, le preguntamos al taxista cuanto nos cobraría por llevarnos a Rouen, a lo que nos respondió que 450 euros con una duración máxima de 6 horas, lo que nos pareció excesivo.

Nos dirigimos a las taquillas donde nos informaron de los horarios y precios (32 euros ida y vuelta por persona), con un tiempo de viaje de unos 45 minutos. Desgraciadamente el tren había salido hacia pocos minutos y el próximo saldría una hora después, Ante esta situación, los horarios de vuelta y el cansancio acumulado no nos atrevimos, por lo que optamos por quedarnos en Le Havre y visitar la ciudad a pie, aunque otra opción es coger el trenecito turístico a la salida del puerto por 10 euros por persona.

Nos dirigimos al centro por el Boulevard de Strasbourg, para llegar a la plaza de l`Hotel de Ville, con sus bonitos jardines. Continuamos hacia el edificio denominado El Volcán, la iglesia de Saint Joseph, para después de tomar las pertinentes fotografías de su interior y bonitas cristaleras de colores,  dirigirnos hacia la playa y su paseo marítimo, aprovechando para tomarnos un refrigerio en un bar próximo. Tras el merecido descanso caminamos hacia la Catedral de Saint Francois, para regresar caminando hasta nuestro barco. Error craso, ya que a pesar de que el Royal se veía próximo la caminata por el interior del puerto fue importante. ¡¡¡Teníamos que haber cogido un taxi….!!!.

En general se trata de la típica ciudad que se puede visitar a pie o en el trenecito turístico, aunque la visita de ciudades próximas como Honfleur o Rouen es otra opción, pero os recomiendo que os informéis con sufiente antelación de los horarios de los trenes para que no os pase como a nosotros.

Le Havre

Lugares de interés:

  • Iglesia de Saint-Joseph: Se trata de una verdadera obra de arte del siglo XX con una torre octogonal de 110 mts y hermosas vidrieras con más de 12.700 cristales de colores.
  • El Volcán: Edificio dedicado a espacio cultural, construido con hormigón y pintado en blanco.
  • Museo Malraux: Importante museo de colecciones impresionistas.
  • Maison de l’Amateur: Museo de historia emblemático de Le Havre con arquitectura del siglo XVIII.
  • Museo Natural de Historia: En este museo se exponen colecciones de paleontología, zoología, dibujos y manuscritos.
  • Rouen y su Catedral: Esta ciudad es la capital de la Normandía y en su catedral Notre-Dame de Rouen se encuentra instalada la aguja más alta de Francia. Se trata de una catedral gótica católica romana, inmortalizada por Claude Monet en sus pinturas.
  • Honfleur: Esta pequeña ciudad de Normandia rodea un pequeño puerto del siglo XVII. Es conocida por su puerto antiguo y pintoresco, sus casas con fachadas cubiertas con pizarra y sus históricos edificios e iglesias.
  • Playas del día del Desembarco/Cementerio americano: El cementerio americano de Normandía honra a los soldados que perdieron sus vidas en la Segunda Guerra Mundial. Muchos de ellos murieron en el Día del Desembarco en cinco playas de la costa de Normandía.
  • Honfleur: Ciudad cercana, separada de Le Havre por el puente de Normandia de 2.143 metros de longitud. En Honfleur se puede visitar su Vieux Bassin (Viejo Muelle) construido en el año 1.681, que atrae cada año a miles de turitas. En este precioso puerto, se inspiraron muchos pintores impresionistas. También es digna de visitar la Iglesia de Santa Catalina, precioso templo de madera construido en el año 1.468.

Francisco Rodríguez

Fecha de publicación: 9 de agosto de 2016