Uno de los puntos que más valoramos a la hora de realizar nuestro crucero es la atención que recibimos por parte de los miembros de la tripulación.

Es verdad que queremos recibir el mejor trato y, en la mayoría de las ocasiones, realmente ocurre así. En mi caso concreto he realizado cruceros en los que el servicio por parte del camarero ha sido impecable, pero su simpatía dejaba mucho que desear y otros en los que la cena era uno de los momentos más agradables del crucero. Todavía recuerdo a Danilo, nuestro camarero en el Brilliance of The Seas, todo simpatía, amabilidad y buen humor.

A pesar de que es su trabajo y la satisfacción del cliente una de sus prioridades, hay que tener en cuenta que son personas con sus propios problemas, realizando el mismo trabajo todos los días, durante meses y a lo largo de muchas horas, por lo que hay que entender que para ellos llega a convertirse en una verdadera rutina. Empaticemos un poco con ellos y con un poco de amabilidad conseguiremos que su trabajo sea mucho más agradable.


 No cuesta mucho trabajo ser amables con los miembros de la tripulación, por lo que a continuacion os detallo unos consejos, algunos de sentido común, pero que seguro os ayudarán a simpatizar con vuestros asistentes y disfrutar de un crucero más cordial y ameno por ambas partes.

Sonrie

Una simple sonrisa a un miembro de la tripulación cuando te atiende, le haces una pregunta o al cruzarte con él en el pasillo es un indicativo de que está haciendo bien su trabajo. Prueba… Para sonreir no hace falta saber idiomas y verás como también recibes una sonrisa a cambio.

Actúa con respeto

No hay que olvidar que el personal de la tripulación está realizando su trabajo y cumpliendo las normas, por lo que incluso para realizar una queja hay que ser respetuoso. Se consiguen más beneficios con amabilidad que con con gritos, insultos o desaires.

Da las gracias

No cuesta nada dar las gracias y la persona que las recibe se siente complacida de haber realizado bien su trabajo. Dale las gracias a tu asistente de cabina después de haberla arreglado, a tu camarero después de servirte, etc…

Recuerda sus nombres

¿Te has fijado que una de las primeras cosas que tu asistente de camarote o de mesa hace es aprender tu nombre?. Haz lo mismo, eso les demuestra que son lo suficientemente importantes para que lo recuerdes.

Se puntual

Procura no llegar tarde a tu mesa para almorzar o cenar. Ten en cuenta que tienen un horario de trabajo y muchas personas a las que atender. Si llegas tarde les rompes los esquemas, tienen que hacer pedidos, servir platos a destiempo y trabajar a ritmo diferente contigo con respecto al resto de comensales.

Aprende algunas palabras en su idioma

Te sorprenderá lo mucho que agradecerá un miembro de la tripulación que le digas buenos días, gracias o por favor en su idioma. El traductor de Google hace milagros….

Pregúntales sobre ellos

A ellos también les gusta salir de su rutina. Pregúntales de donde son, cuanto tiempo llevan a bordo, si tienen familia, etc…¿Te has fijado que ellos suelen preguntarte como te ha ido el día?. Haz lo mismo, te lo agradecerán.

No les des mucho trabajo

Procura no ensuciar ni desordenar mucho tu camarote ni tu mesa. Ten en cuenta que tu asistente de camarote tiene un horario y un número de cabinas que limpiar, por lo que cuanto más trabajo les des, menos tiempo tendrán para el resto y tendrán que hacerlo más rápido. Lo mismo se aplica para tu asistente de mesa en el comedor.

Mantén su propina

Aunque seas de un país que habitualmente no da propina, una parte importante del salario de la tripulación está basada las propinas y si las reduces o eliminas ellos tienen que seguir haciendo su mismo trabajo por menos dinero y eso no le agrada a nadie.

Haz una encuesta positiva

Al final de cada crucero recibirás una encuesta para cumplimentar en la que podrás valorar, entre otros puntos, la atención de la tripulación. Para ellos es muy importante, ya que las navieras lo tienen en cuenta para futuros ascensos o subidas de sueldo. Da una valoración positiva y si puedes personalízala con el nombre del empleado.

Seguro que estos consejos os ayudan a tener un crucero más cordial y familiar con los miembros de la tripulación. Pongámoslos en práctica y conseguiremos que nuestro crucero sea más agradable y para los miembros de la tripulación su trabajo más gratificante. Al fin y al cabo tenemos que pasar esos días juntos….

 Empaticemos con la tripulación. Ser amable cuesta poco y da mucho a cambio.

 

Francisco Rodríguez

Fecha de publicación: Septiembre de 2018

(Visited 89 times, 1 visits today)