Solstice 5   Nuevamente nos encontrábamos en el puerto de Livorno y digo nuevamente porque era la tercera vez que hacíamos escala en este puerto, por lo que decidimos quedarnos en el barco, ya que conocemos Florencia y Pisa a fondo, no solo por las visitas que habíamos realizado cada vez que navegábamos por las costas italianas, también porque pasamos dos maravillosas semanas en la Toscana, estancia que aprovechamos para conocer esta atractiva zona, (en “Excursiones cruceros Mediterráneo: Pisa – Florencia – Lucca” podéis ver los detalles de estas visitas).

Recomiendo la excursión a Florencia para los enamorados del arte y la cultura… Ciudad fascinante en sí misma...

  Decidimos que era el día perfecto para quedarnos disfrutando de la piscina, ya que es cuando el barco se queda en las mejores condiciones para investigarlo, hacer diversas actividades, tomar el sol….. Nuestra elección fue que lo pasaríamos en la piscina, tomando piñas coladas o cualquier otro exquisito cocktel que nos prepararan…

 

Solstice 7Mientras estaba tumbada junto a mi marido observaba a los pocos viajeros que como nosotros habían decidido quedarse también. Mayoritariamente eran parejas con niños pequeños.

Como dije en mi artículo introductorio en este barco hubo muy pocos niños, no es un barco que esté destinado para ellos, más bien para los adultos, sobre todo parejas, pero también pudimos ver grupos de pasajeros que viajaban juntos y otros que viajaban solos.

Me llamó la atención que la piscina no dispone de socorrista y que se expone un cartel en el que se indica que los padres son los responsables de cuidar a sus hijos en esta zona. En los jacuzzis que se encuentran a los lados de la piscina de niños vimos a un pequeño grupo de adolescentes que entraban y salían del mismo y pasaban una y otra vez de un lado a otro de la piscina, sin saber muy bien que rumbo tomar, no los vimos en otros lugares del barco. Fue la única pincelada juvenil de este crucero. Pronto llegó la hora del almuerzo y nos dirigimos al buffet que como siempre nos esperaba con una completa variedad de suculentos alimentos…

 

Solstice 6Continuamos descansando en la piscina hasta la hora del teatro, en esta ocasión nos sorprendió la voz cálida y profunda de Enrico Cifiello. Un fantástico cantante italiano que disponía de una poderosa voz. Nos deleitó con canciones de estilo pop, clásica y blues… Me encantó!!! Después de cenar vimos a los oficiales bailando en la escalera central del barco compitiendo con algunos pasajeros, pero el show ya estaba finalizando. Una pena!!!, porque me pareció muy divertido y poco usual ver compartir actividades entre los oficiales de la tripulación y el pasaje, detalle que habíamos estado observando a lo largo del crucero y que nos agradó…

Decidimos hacer el recorrido de cada noche por las discotecas del barco terminando en el Ensemble Lounge, el sofisticado pub que se encuentra situado entre los restaurantes de especialidades. Pasamos una magnífica velada escuchando la dulce voz de la cantante acompañada al piano…

A pesar de que el día había transcurrido de una forma relajada, ya habíamos pasado de sobra la media noche siendo casi la 1:00 de la madrugada, así que decidimos que había finalizado. Mañana nos esperaba Cannes y nos apetecía pasear por sus calles…

Fecha de publicación: 29 de junio de 2013

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *