Praga

Praga es la capital de la República Checa e históricamente capital del Reino de Bohemia y de Checoslovaquia. Ubicada a orillas del río Moldaba, con una población de unos 1,2 millones de habitantes es la más poblada del país y una de las más populares de Europa, siendo su climatología templada, con veranos cálidos e inviernos fríos.

Sus inicios se remontan al periodo romano, floreciendo durante las épocas gótica, renacentista y barroca, pasando con el tiempo a ser la residencia de varios emperadores del Imperio Romano Germánico y una ciudad de marcada importancia para el imperio austro-húngaro de los Habsburgo. Su importancia fue relevante en la Guerra de los Treinta Años, así como durante las Guerras Mundiales, en la posguerra y su posterior independencia del régimen comunista tras la Revolución del Terciopelo.

Afortunadamente Praga ha sobrevivido a la destrucción provocada por las históricas contiendas que tuvieron lugar en Europa y a día de hoy se mantienen intactos la casi totalidad de monumentos y conjuntos arquitectónicos originales, habiendo sido declarado su centro en el año 1.992 Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

La ciudad dispone de un sistema de transportes público moderno con el que es posible desplazarse con facilidad. 

Sus aproximadamente 500 miradores y torres hacen que Praga haya sido apodada como La Ciudad de las Cien Torres y su gran cantidad de museos, edificios y monumentos históricos, hacen que la ciudad sea una de las más visitadas del mundo. Entre los principales lugares de interés se encuentran el Castillo de Praga, la Plaza de la Ciudad Vieja, el Puente de Carlos, el Barrio Judío, la Colina de Petrín, etc…

MI VISITA A PRAGA

Hacía tiempo que teníamos en mente hacer un viaje a las Ciudades Imperiales aunque, por un motivo o por otro, siempre lo hemos ido posponiendo. Recientemente habíamos regresado de nuestro crucero en el Costa Fascinosa y sin ningún otro viaje previsto me llegó un crucero fluvial bastante tentador, Las Perlas del Danubio en el MS Beethoven de CroisiEurope. No hubo mucho que pensar, ahí estaba la oportunidad de realizar el viaje soñado, así que procedí a realizar la reserva.

El itinerario del crucero incluía entre otros destinos Viena y Budapest, pero nos faltaba Praga, así que reorganizamos un poco el viaje para incluir esta ciudad. Como el crucero comenzaba y terminaba en Viena, optamos reservar el vuelo a Praga y pasar allí dos días en un céntrico hotel para, a continuación desplazarnos en tren hasta Viena y comenzar nuestro deseado crucero.

Sin más dilación paso a contaros nuestra aventura…

Día 1:

Nuestro avión llegó a Praga sobre las 10.45h, así que procedimos a recoger nuestro equipaje y solicitar un Uber (deciros que, además del transporte público, es una opción genial, ya que los precios son muy económicos) que nos llevó al hotel que habíamos reservado muy cerca del Puente de Carlos. Total, que  entre unas cosas y otras estuvimos preparados para comenzar la visita de la ciudad sobre las 12.00h.

Dos días en Praga (bueno, a estas alturas uno y medio….) no dan para mucho. Esta ciudad es mucha ciudad y, dado que el segundo día nos habíamos apuntado a un free tour en que veríamos los puntos más emblemáticos, decidimos que el primer día lo dedicaríamos a callejear un poco y hacer una toma de contacto con la ciudad.

Salimos del hotel y, ya de entrada, os puedo decir que nos quedamos embelesados con el ambiente y la magia que esta ciudad desprende, superando ampliamente las expectativas que traíamos en las que todo nuestros conocidos nos decían que era una de las ciudades más bonitas de Europa.

Bueno, después de unos pocos pasos llegamos a la calle Karlova (que ambientazo y que cantidad de gente….). Justo en la esquina nos encontramos con uno de los lugares de interés de la ciudad, el Teatro Negro, donde en sus peculiares representaciones los actores únicamente permiten ver a los espectadores lo que ellos quieren. Desgraciadamente, en este viaje no íbamos a tener tiempo para asistir a ninguna actuación…. Seguimos avanzando por la calle Karlova  y, a los pocos pasos, apareció  ante nuestros ojos una de las torres del Puente de Carlos, sencillamente impresionante…. Nos costó mucho, pero pudimos sacarnos alguna foto entre la multitud que nos rodeaba. Atravesamos el puente parándonos a ver las estatuas que lo adornan y disfrutando de los artistas y pintores, etc.. que allí había. 

Ya iba siendo la hora de comer, así que bajando las escaleras que hay a la salida del puente llegamos a Malá Strana, uno de los barrios más interesantes de la ciudad, por donde paseamos un rato y elegimos al azar el restaurante Pork’s,  uno entre los muchos restaurantes que íbamos encontrando en nuestro camino. La elección fue muy buena, comimos muy bien y a un precio asequible (el codillo estaba para chuparse los dedos….). La verdad es que Praga tiene bien merecida su fama por la comida, precio y amabilidad.

Después de comer continuamos dando un paseo por Malá Strana y volvimos a atravesar el Puente de Carlos para dirigirnos al Clementinum, conjunto arquitectónico donde se encuentra la Biblioteca Nacional, la Sala del Tesoro, la Iglesia de San Clemente o la Iglesia del Salvador, entre otros edificios.

Regresamos, de nuevo, a la calle Karlova donde, a pesar de la copiosa comida, no pudimos resistir la tentación de probar un Trdelnik, típico dulce esponjoso en forma de cilindro y cubierto de azúcar y frutos secos, aunque para hacerlo más llevadero lo pedimos relleno de helado. Toda una bomba de calorías….

Continuamos andando por la calle Karlova y al final de la misma llegamos al Antiguo Ayuntamiento, con su famoso Reloj Astronómico, donde cada hora desfilan las figuritas de los doce apóstoles. Ya, bastante cansados estuvimos un buen rato sentados en la Plaza del Ayuntamiento contemplando el ambiente que allí había y sus monumentales edificios.

Frente al Reloj Astronómico se encuentra la calle Melantrichova, por la que nos dirigimos hasta encontrarnos con la Plaza de Wenceslao, donde nos sentamos en un bar para tomar un refresco y descansar un poco.

Era la última hora de la tarde, por lo que optamos por volver al hotel a dormir, ya que el día siguiente se preveía muy intenso y teníamos que recuperar fuerzas después del madrugón que nos habíamos dado hoy….

Día 2:

Comenzando nuestro segundo día en Praga nos dirigimos hacia el Rudolfinum, edificio de la Orquesta Filarmónica, punto de encuentro con el guía y el resto del grupo del free tour que habíamos reservado. Como íbamos con tiempo de sobra, aprovechamos para desayunar en un bar próximo, ya que por la zona donde se encontraba nuestro hotel no fuimos capaces de encontrar ninguno abierto. Por cierto, comentar que antes de comenzar la excursión, siguiendo el consejo del guía, nuestra hija Angie compro 4 billetes sencillos para el tranvía (precio unos 1,40€ por billete) en un estanco que había a la entrada de la calle Kaproba. Más adelante nos iban a hacer falta….

Una vez formado el grupo y realizadas las pertinentes presentaciones, comenzó nuestra visita dirigiéndonos al Puente de Carlos, donde el guía nos hizo una exposición detallada de la historia del mismo, así como de las distintas estatuas que hay allí, con especial mención a la estatua de San Juan Nepomuceno. santo patrón de Bohemia, ubicada según se cuenta en el lugar donde fue arrojado al río Moldava por orden del rey.

Continuamos hacia el barrio de Malá Strana, para unas pocas calles a la izquierda llegar a la Isla de Kampa, donde nos paramos un rato para fotografiar un molino con un curioso duende sentado junto a él, según cuenta la leyenda para protegerlo. A poca distancia nos encontramos con el Muro de John Lennon, símbolo de libertad de expresión dedicado al famoso cantante de The Beatles.

Seguimos el tour, continuando por la calle Harantova hasta llegar a la Iglesia de Nuestra Señora de la Victoria, donde se encuentra la pequeña estatua del Niño Jesús de Praga.

Caminando un poco más llegamos a la calle Újezd, donde esperamos un poco en una parada de tranvía a que llegará el próximo que nos llevaría hasta el Castillo de Praga. Ese era el motivo por el que compramos anteriormente el billete del tranvía, ya que se trata de una pendiente muy empinada. Los valientes pueden hacerlo a pie….

Nos bajamos en la parada que hay en la calle Marianské Hradby, junto al Palacio de Verano de la Reina Anne. Allí encontramos un monumento que simboliza la caida del muro de Berlín , en el que podemos ver un antiguo coche sobre una parte del destruido muro. 

Paseamos por los Jardines Reales, parándonos unos momentos en el edificio Ball Game Hall para sacar unas fotos. Desde esa zona del Castillo de Praga hay unas vistas fabulosas de la Catedral de San Vito, que aprovechamos también para fotografiar.

Continuamos paseando por el complejo y visitando los numerosos monumentos y edificios que fuimos encontrando, Antiguo Palacio Real, la Catedral de San Vito, la Torre Dalborka, la Torre Blanca, el Palacio Lobkowitz, desgraciadamente no pudimos ver el famoso Callejón del Oro, ya que a esa hora se encontraba cerrado, pero sí tuvimosla oportunidad de recrearnos con el cambio de guardia que se realiza todos los días a las 12.00h frente al edificio del Palacio Real

Ya era casi la hora de almorzar y el tour había finalizado, así que siguiendo las recomendaciones de nuestro guía bajamos andando hacia Malá Strana, para continuar hasta la Ciudad Vieja donde encontramos un restaurante en el que almorzamos estupendamente.

La tarde la dedicamos a pasear y perdernos por las callecitas de la Ciudad Vieja y visitar  Josefov, el Antiguo Barrio Judío de Praga, en el que se encuentra el Antiguo Cementerio Judío y seis bonitas sinagogas.

Ya iba siendo hora de retirarnos al hotel para preparar el equipaje, ya que al día siguiente teníamos que tomar el tren que nos llevaría a Viena para comenzar nuestro crucero por el Danubio, pero nos dimos cuenta de que nos faltaba algo por ver, la Casa Danzante. Estaba un poco retirada de donde nos encontrábamos y optamos por utilizar de nuevo los servicios de Uber, así que en poco minutos allí estábamos contemplando ese peculiar y colorido edificio y tomando las correspondientes fotografías de recuerdo. Ahora sí, volvimos a nuestro hotel y dimos por terminado nuestra primera etapa del viaje por las Capitales Imperiales

Todo lo que os he contado sobre Praga es poco, hay que verla en persona. Es una ciudad que desde el primer momento te cautiva con su encanto, su belleza y lo bien conservada que se encuentra. Tiene todo lo que cualquier otra ciudad europea condensado en poco espacio, lo que facilita su visita. pero además un halo mágico que atrae y te hace pensar “Aquí tengo que volver….”

Praga 3

LUGARES DE INTERÉS

  • 1.- Puente de Carlos: Este puente medieval del siglo XIV une Staré Mesto (Ciudad Vieja) con Malá Strana (Ciudad Pequeña). Es uno de los principales lugares para visitar en Praga, adornado por 30 estatuas barrocas (15 a cada lado) y donde encontraremos multitud de cantantes, pintores y artistas callejeros ofreciendo sus servicios. En horas punta es muy difícil atravesarlo por la cantidad de gente que lo visita, lo mejor es hacerlo durante la noche o a primeras horas de la mañana. Más información….
  • 2.- Castillo de Praga: Está considerado como el más grande del mundo, aunque no se trata realmente de un castillo como tal, sino de un conjunto arquitectónico que alberga en su interior edificios y lugares espectaculares, entre los que podemos destacar el Antiguo Palacio Real, la Catedral de San Vito, la Torre Dalborka, la Torre Blanca, el Palacio Lobkowitz, el Convento y la Basílica de San Jorge, el Callejón de Oro, etc… La visita completa del complejo puede durar más de medio día, aunque donde más tiempo merece la pena emplear es en el Callejón de Oro y la Catedral de San Vito.
    La entrada a la ciudadela es gratuita y únicamente deberá abonarse en el caso de querer visitar alguno de los lugares y edificios anteriormente mencionados.
    Se recomienda asistir al cambio de la guardia que se realiza todos los días a las 12 de la mañana.
    Horario de apertura: Todos los días de 06.00h a 22.00h, los monumentos de 09.00h a 16.00h. De abril a octubre el horario es de 06.00h a 22.00h y los monumentos de 09.00h a 17.00h. Más información….
  • 3.- Callejón del Oro: Preciosa calle, ubicada en el interior del complejo del Castillo de Praga, llena de tiendas de souvenirs y marionetas y donde se encuentra la casa en la que residió Franz Kafka entre los años 1.916 y 1.917. 
  • 4.- Antiguo Ayuntamiento: Además de la propia belleza de este edificio de la época medieval, sus salas que se pueden visitar y las vistas desde su torre, lo que más llama la atención es su famoso Reloj Astronómico del siglo XV. En la parte inferior del reloj se muestra un calendario astronómico y en la superior, cada hora en punto desfilan las figuras de los doce apóstoles, junto con las del Turco, la Vanidad, la Avaricia y la Muerte.
    Horario de apertura: De martes a domingo de 09.00h a 22.00h y los lunes de 11.00h a 22.00h. Precios: Entrada básica unos 250CZK, entrada reducida unos 150CZK y familiar unos 500CZK. Más información….
  • 5.- Torre de la Pólvora: Esta torre de estilo gótico, construida en el siglo XV se encuentra localizada en la Stare Mesto, la zona más antigua de Praga. Inicialmente se llamó Torre Nueva, destinándose al cabo del tiempo a almacén de pólvora y adquiriendo su actual nombre. Es posible acceder a la parte más alta de la torre desde donde se puede disfrutar de una extraordinaria panorámica de Praga, así como visitar una exposición sobre la ciudad que alberga en su interior.
    Horario de apertura: Todos los días de 10.00h a 18.00, excepto los meses de marzo a octubre, que cierra a las 20.00h y de abril a septiembre de que cierra a las 22.00h. Más información….
Praga 4
Praga 5
  • 6.- Plaza de Wenceslao: Esta plaza es famosa porque en el año 1.989 comenzó la caída del comunismo tras la Revolución del Terciopelo que tuvo lugar en este lugar. En la actualidad es una plaza llena de tiendas, hoteles, bares, etc…
  • 7.- Josefov (Barrio Judío): Situado en la parte vieja de Praga se encuentra este peculiar barrio, que alberga el Antiguo Cementerio Judío, de obligada visita y lleno de multitud de lápidas en un reducido espacio, así como seis sinagogas (Vieja-Nueva, Klausen, Maisel, Alta, Española y Pinkas). Otro edificio que podemos encontrar en este barrio es el monasterio de Santa Inés.
    Horario de apertura del cementerio: Todos los días de 09.00h a 16.30h excepto los sábados que se encuentra cerrado. Los meses de abril a octubre de 09.00h a 18.00h y sábados cerrado. Más información….
  • 8.- Clementinum: Conjunto de edificios históricos entre los que podemos encontrar la barroca Biblioteca Nacional, con su inmensa colección de libros y manuscritos, la Torre Astronómica, la Iglesia de San Clemente, la Iglesia del Salvador, la Sala del Tesoro o la Sala de los Meridianos.
    Horario de apertura: Todos los días de 10.00h a 18.00h, cerrando a las 19.00h de abril a octubre. Más información….
  • 9.- Ciudad Nueva (Nove Mesto): En contraste con su nombre, en este barrio de la época medieval podemos encontrar muchos lugares interesantes para visitar, tales como la Plaza de Wenceslao, el Museo Nacional, el Museo del Comunismo, el Teatro Nacional, la Ópera Estatal o la Casa Danzante.
  • 10.- Casa Danzante: Este pintoresco edificio construido en el año 1.996, que contrasta con la arquitectura del resto del barrio Nove Mesto, fue diseñado por los arquitectos Vlado Milunić y Frank Gehry y representa a los famosos bailarines Ginger Rogers y Fred Astaire. Más información….
  • 11.- Vyšehrad: Fortificación localizada en una colina en la orilla derecha del río Moldava. Data del siglo X y se dice que en ella se alojaron la princesa Libusa y los príncipes checos. Se encuentra situada a unos 3 kms del centro de Praga y, aunque no es uno de los lugares más visitados de la ciudad, allí podemos encontrar algunos puntos de interés, tales como la Iglesia de San Pedro y San Pablo, el Parque Vyšehrad o el Cementerio de Vyšehrad. Más información….
  • 12.- Malá Strana: Hermoso barrio historico que se haya situado a los pies del Castillo de Praga y donde podemos encontrar multitud de tiendas y restaurantes típicos, así como jardines y bonitos palacios.
  • 13.- Teatro Negro: Cerca del Puente de Carlos, en la calle Karlova, se encuentra este curioso teatro,  donde los actores y su ropa son de color negro que junto con la iluminación de fluorescentes utilizada se consiguen espectaculares efectos en los que los espectadores únicamente pueden ver lo que los actores desean. Las obras son mudas, por lo que no hay problemas para entender el idioma. La función más famosa es Alicia en el País de las Maravillas, con un éxito garantizado tras muchos años de representación.
    Precio: Dependiendo de la obra puede oscilar entre 20€ y 30€. Más información….
  • 14.- Monte Petrín: Se encuentra situado cerca del Castillo de Praga y se puede subir desde el barrio de Malá Strana en funicular. En el monte podemos encontrar un hermoso parque en el que disfrutar de unos momentos de paz y tranquilidad, así como la Torre de Petrín, con una altura de 63 metros y desde la que dispondremos de unas espectaculares vistas de la ciudad. En sus proximidades se encuentran el Monasterio de Strahov, con una gran biblioteca y un laberinto de espejos.
    Horario de apertura: Todos los días de 10.00h a 18.00h, cerrando a las 20.00h de octubre a marzo y a las 22.00h de abril a septiembre. El Funicular abre todos los días de 09.00h a 23.30h.
  • 15.- Muro de John Lennon: En la Isla de Kampa encontramos este muro dedicado al famoso cantante de The Beatles. Es un símbolo de libertad de expresión impulsado por la juventud checa contra el régimen comunista tras la muerte de John Lennon el 8 de diciembre de 1.980.
  • 16.- Catedral de San Vito: Este edificio de estilo gótico es la iglesia más grande del país y uno de los lugares emblemáticos de Praga. En su interior podemos encontrar unas enormes vidrieras de colores  y para los que se animen a subir a su campanario, después de un buen número de escalones, podrán disfrutar de unas espectaculares vistas de la ciudad.
    Horario de apertura: Todos los días de 09.00h a 16.40h, excepto los sábados que abre de 12.00h a 16.40h. Más información….
  • 17.- Iglesia de San Nicolás: Ubicada en el barrio de Malá Strana, esta iglesia barroca construida en 1.752, es una de las más bonitas de Europa, donde son de destacar los frescos de su cúpula. Merece la pena subir a su torre de 65 metros de altura, desde la que se puede ver todo el barrio. Se dice que en esta iglesia Mozart tocó su órgano en una de sus visitas a la ciudad.
    Horario de apertura: De lunes a sábado de 10.00h a 16.00h y los domingos de 12.00h a 16.00h. Más información….
  • 18.- Iglesia de Nuestra Señora de Týn: Iglesia de estilo gótico ubicada en la Plaza de la Ciudad Vieja, construida en el siglo XIII sobre una antigua capilla, adquiriendo su aspecto actual en el siglo XIV. Llaman la atención sus torres puntiagudas asimétricas de 80 metros de altura. En su interior, de estilo barroco, destacan el altar, con obras de Karel Skréta, así como su órgano, considerado el más antiguo de Praga.
    Horario de apertura: De martes a sábado de 10.00h a 13.00h y de 15.00h a 17.00h y los domingos de 10.00h a 12.00h. Los lunes se encuentra cerrada. Más información….
  • 19.- Iglesia de Nuestra Señora de la Victoria: Situada en barrio de Malá Strana, esta pequeña iglesia del siglo XVI, es el más antiguo y mejor ejemplo de arquitectura barroca de Praga. Su interior alberga la imagen del Niño Jesús de Praga, escultura de apenas medio metro que ha convertido a esta iglesia en centro de peregrinación para católicos.

MAPA INTERACTIVO DE PRAGA

MÁS INFORMACIÓN DE PRAGA

Fecha de publicación: Agosto de 2019

(Visited 42 times, 1 visits today)