Durante tu estancia a bordo de un barco de crucero el camarote es tu santuario en el mar, el único lugar donde puedes aislarte del resto del pasaje cuando deseas alejarte de la aglomeración de las piscinas, zonas comunes, etc…. ¿Quién no se ha sentado en el balcón para leer un libro, observar una puesta del sol o disfrutar de las vistas del mar?. También puedes dormir mecido por el vaivén de las olas, ver la televisión, o compartir momentos con tus amigos, pero hay ciertas cosas que no se pueden hacer en el camarote, ya que corres el riego, como mínimo, de recibir una amonestación por parte de los empleados de seguridad.

A continuación te detallo algunos consejos que deberías tener en consideración durante tu estación en el camarote:

 

Llamas y generadores de calor

Todas las navieras tienen estrictamente prohibida la utilización de artículos que provoquen algún tipo de llama, tales como velas o incienso, en el interior de los camarotes, así como elementos generadores de calor, como planchas, secadores o rizadores de pelo, De hecho los enchufes disponen de limitadores de consumo que dispararán un fusible en caso de conectar alguno de estos aparatos. No obstante los camarotes disponen de secador de pelo homologado y en muchos casos lavandería con centro de planchado. Si quieres dar un toque de intimidad a tu camarote siempre tienes la opción de utilizar velas a pilas.

 

 

Fumar
Malas noticias para los fumadores que se levanten y necesiten su dosis matutina de nicotina, deberán dirigirse a alguno de los lugares habilitados para fumar. Todos los camarotes tienen instalados eficientes detectores de humo, que dispararán una alarma ante la más mínima presencia de humo, recibiendo en breves la visita de un miembro de la tripulación para verificar el motivo de la alarma.
Las navieras están muy concienciadas con este tema ya que un incendio es uno de los principales peligros a bordo de un barco.
Si tu camarote dispone de balcón consulta con algún miembro de la tripulación si está permitido fumar en el mismo, ya que también suele estar prohibido debido al riesgo que, con el viento, las cenizas puedan llegar a otro camarote.
Casi todos los barcos disponen de lugares y locales específicos donde está permitido fumar, por lo que ante cualquier duda lo más recomendable es consultar la Política sobre Fumadores de tu naviera.

 

Robar toallas o albornoces
¿Has pensado en llevarte algún recuerdo de tu camarote como un albornoz, una toalla o ese libro que hay sobre el escritorio, etc…?. Mejor no lo hagas, son artículos que la tripulación revisa y en caso de que falten serán cargados en tu cuenta a un precio realmente elevado. No hay problema en que te lleves la botellita de champú o el bolígrafo, pero si quieres algún otro recuerdo, mejor cómpralo en la tienda de souvenirs del barco.

 

 

 

Fiestas y ruidos en el camarote
El camarote va a ser tu hogar mientras dure el crucero. Aunque sea el único sitio del barco donde puedes disfrutar de tu intimidad, descansar y relajarte, eso no implica que puedas hacer todo lo que quieras allí, ya que hay que respetar a los otros pasajeros se encuentran en tu misma situación.
Como habrás podido comprobar las paredes de los camarotes son delgadas y el sonido se propaga fácilmente. Si haces mucho ruido, pones el volumen de la televisión muy alto o haces una fiesta, con toda probabilidad recibas una visita por parte de la tripulación del barco para llamarte la atención.
Cuando vamos con compañeros de viaje es habitual despedirnos en los pasillos antes de ir a dormir. Procuremos hacerlo en voz baja, para no molestar a otros pasajeros que pueden estar dormidos.
Otro punto a tener en cuenta son las conversaciones en el balcón, ya que pueden ser escuchadas fácilmente en los camarotes contiguos.
Evidentemente, hay una serie de normas básicas de convivencia, seguridad y respeto que debemos respetar.

 

Dejar la puerta del balcón abierta
Puede que tengas la tentación de mantener la puerta del balcón abierta para ventilar tu habitación o disfrutar de la brisa del mar mientras te encuentras sentado en el sofá leyendo o viendo la televisión. Como puedes comprobar en tu camarote hay carteles indicando que mantengas la puerta cerrada. Las navieras hacen bastante hincapié en este punto por varias razones, una de ellas es la eficiencia energética al tener que funcionar forzado el sistema de climatización del camarote, otra es la posibilidad de que los detectores de humo generen una falsa alarma. Si además de tener abierta la puerta del balcón se abre la puerta del camarote se producirá un tunel de viento que hará que todos los documentos y objetos que estén sueltos salgan volando, así como desperdiciar, en mayor medida, la energía del barco.

 

Enchufar el secador de pelo en el enchufe para la maquinilla eléctrica del cuarto de baño
Si te has llevado al crucero tu propio secador y estás tentando de utilizarlo en el cuarto de baño, ni lo intentes, ya que podrías quemar un fusible. La toma de corriente está diseñada para conectar una maquinilla de afeitar con poco consumo.
Utiliza el secador disponible en el escritorio de tu camarote. Es un enigma, pero si los diseñadores del barco lo ha situado en ese lugar, sus motivos tendrán….

 

 

 

Desorden en el camarote
Todos sabemos que el espacio dentro del camarote suele ser bastante reducido, por lo que es aconsejable aprovecharlo al máximo. Dejar objetos, tales como mochilas, zapatos, etc.. tirados por el suelo puede provocar accidentes al tropezarte con ellos, sobre todo por la noche si te levantas a oscuras para ir al baño. Organizar la documentación puede ahorrarte un tiempo precioso si necesitas encontrar algún mapa, el programa de actividades, una guía de excursiones, etc…
Estamos de vacaciones y en lo que menos pensamos es en limpiar, pero pensemos un poco en el asistente de camarote que tiene que realizar esa labor. Afortunadamente los diseñadores de los barcos han optimizado el espacio y habilitado muchos rincones y lugares para guardar tus cosas en el camarote. Aprovechémoslos.

 

Guardar objetos en la caja fuerte y olvidarlos
Es habitual guardar objetos importantes en la caja fuerte, tales como el teléfono móvil, tarjetas de crédito, dinero en efectivo, el pasaporte, etc…, pero también es muy importante que revisemos concienzudamente el interior de la caja cuando dejemos el barco el último día de crucero para no dejarnos nada dentro. Sería bastante desagradable llegar al aeropuerto y al tener que presentar la documentación darte cuenta que la olvidaste en la caja de seguridad.

 

 

 

Utilización de perfumes o ambientadores intensos
Aunque no hay normativa especifica con respecto al uso de perfumes, no es recomendable utilizar en el camarote perfumes o ambientadores fuertes, ya que los mismos suelen estar intercomunicados por el sistema de ventilación, pudiendo molestar a otros pasajeros. Tampoco es necesario utilizar grandes cantidades, aunque un toque con el atomizador en el cuarto de baño en algunas ocasiones se agradece….

 

 

 

Permanecer desnudo en el camarote con las cortinas abiertas
El camarote no es tan privado como se cree. Ten en cuenta que si paseas desnudo por tu camarote con las cortinas abiertas, sobre todo si el barco se encuentra atracado en puerto, puedes ser visto por pasajeros de otros cruceros, personas desde la ventana de algún edificio, viajeros del camarote contiguo, o por algún miembro de la tripulación desde un bote salvavidas o limpiando los cristales.
Incluso con las cortinas cerradas, ten precaución al salir del baño, ya que el asistente de cabina puede haber entrado en el camarote para limpiar y no haberle oído entrar si te encontrabas en la ducha.

 

Colgar objetos para secar en el balcón
Puede parecer buena idea tender ese bañador o la ropa mojada en las sillas o en la mesita de la terraza para que se sequen más rápido, pero no es aconsejable. El tiempo en alta mar es muy variable y el viento puede hacer que esa ropa termine en el mar, en el balcón de algún vecino o más mojados que al principio si la tripulación realiza una limpieza de los balcones o comienza a llover. Las navieras también lo consideran un factor de riesgo añadido en caso de un eventual incendio. Lo más prudente es utilizar el tendedero retráctil que habitualmente podemos encontrar en la ducha para estos menesteres.

 

 

 

 

Pegar cosas en la pared o en la puerta del camarote
Si tienes que dejar una nota o quieres darle un toque personal al camarote, no utilices cinta adhesiva para pegar cosas en la pared o en la puerta, porque puede dejar marcas o quitar la pintura. Puedes utilizar imanes para poner notas, dibujos, etc…, ya que las paredes son metálicas.
Tampoco muevas las mesitas, camas o sofás. Las navieras los han colocado en esa posición para optimizar el reducido espacio de los camarotes y además facilita la labor del personal de limpieza.

 

 

 

Confío en que estos en que estos consejos te hayan sido de utilidad y te ayuden a disfrutar mucho más de tu crucero, pero sobre todo que te eviten tener algún contratiempo con el personal de seguridad del barco. ¡¡¡Feliz crucero!!!


 

(Visited 193 times, 1 visits today)