Santorini, uno de los destinos más importantes de Grecia, quiere limitar la llegada de turistas.

Con una población de unos 25.000 habitantes en todo el archipiélago recibe cada año dos millones de visitantes, una situación que se traduce con frecuencia en grandes atascos en las carreteras, problemas en el abastecimiento de agua potable y electricidad y dificultades en la gestión de los residuos. En este contexto, el alcalde insular, Anastasios Sorsos, ha pedido que se declare a la isla turísticamente saturada y ha empezado a tomar medidas para reducir las llegadas de viajeros en cruceros.

Sorsos ha establecido un plan para poner un tope a los amarres diarios de cruceros. Ha empezado a funcionar a modo de programa piloto y estará plenamente operativo en 2019 con el objetivo de limitar a 8.000 las llegadas diarias de turistas de crucero -en temporada alta se alcanzan 18.000 visitantes-, lo que supondría reducir el número a unos cuatro barcos al día en lugar de los siete a ocho actuales.

Por otro lado, Sorsos ha pedido al Ministerio de Turismo que declare a Santorini turísticamente saturada y al Ministerio de Medio Ambiente, que prohíba construcciones fuera de las poblaciones, una peteción que se realizó en 2015y que no ha obtenido respuesta hasta la fecha.

En caso de una contestación positiva, podría limitar las capacidades hoteleras -a su juicio los dos millones anuales de visitas son el máximo soportable- y evitar que surjan nuevas empresas que ofrecen servicios al turista.

Nuestras carreteras no pueden soportar más tráfico. Además, el turismo ha hecho que el consumo de recursos naturales aumente más allá de sus límites”, explica el alcalde a Efe.

Considera que la solución no está en destinar más fondos para nuevas infraestructuras, pues cree que ampliarlas entraña el riesgo de que la isla pierda su belleza y encanto.

Cabe recordar que otros destinos turísticos también masificados han optado por contralar el turismo. La zona costera de Cinque Terre, en la región italiana de la Liguria, el pasado año estableció un sistema para limitar la llegada de viajeros en verano.

A los problemas naturales que sufre Sartorini se suman otros, como la fuerte subida de los precios en general y de los alquileres en particular, así como la escasez de médicos y la incapacidad del nuevo hospital para satisfacer las necesidades de los habitantes.

Maria Papayanni, directora de un pequeño hotel de la isla, le explicó a Efe que “vivimos bajo enorme presión financiera. Todo está mucho más caro que en el resto del país empezando por el precio del gasóleo”.

Detalla que paga 450 euros al mes para un piso sin calefacción y que se siente “privilegiada” porque otros pagan “hasta 800 euros para alojamientos en peor condición”.

Hoteles

El presidente de la Asociación de Hoteleros de Santorini, Manolis Karamolengos, se muestra escéptico frente a la posibilidad de declarar la isla turísticamente saturada, aunque reconoce que hay claros problemas que resolver.

Cree que es necesario realizar un estudio detallado, porque “el problema no se limita a las plazas turísticas. Es también un problema de infraestructuras” y de poner coto a los alquileres privados, sobre todo al de las plataformas electrónicas, declara a Efe….

 

Leer la noticia completa

Fuente: www.hosteltur.com

Santorini limitará la llegada de turistas
Etiquetado en:            

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *