Kiwi.com te da las pautas para tener un viaje relajado

 


Madrid,  agosto de 2018 – Con las vacaciones en pleno apogeo, hay mucha gente que utiliza el avión para desplazarse, sobre todo, en largos recorridos. Además, este medio de transporte es un gran aliado- y casi indispensable- de los viajes de negocios. No obstante, si bien es el medio más rápido, aún hay personas a las que bien por el miedo a volar, la claustrofobia, el ruido o por los cambios de presión, les cuesta conciliar el sueño a bordo, algo imprescindible si queremos llegar descansados al destino. Para combatirlo y hacer del viaje algo agradable y placentero, Kiwi.com, el metabuscador de viajes especializado en conexiones de vuelos, ha buscado cinco pautas para relajarse y disfrutar del vuelo:

 

  1. Evitar alcohol y comidas copiosas

Aunque tomarnos un café o una copa nos puede parecer una buena idea en esos momentos de nervios, debemos tratar de evitar tomar alcohol o cualquier bebida excitante, pues tras una hora de haberlo consumido los niveles de ansiedad aumentan. De la misma manera, las comidas copiosas pueden ocasionarnos molestias gastrointestinales y derivar en problemas para conciliar el sueño.

 

 

  1. Comienza el vuelo mirando por la ventana para relajarte

Está demostrado que un paisaje agradable reduce el nivel de ansiedad y el estrés, principales enemigos de la conciliación del sueño. El paisaje desde el cielo, tanto si se ven grandes urbes como si se trata de un mar de nubes, relaja la vista y nos permite dormir. No obstante, si tenemos vértigo, deberemos elegir pasillo, siempre teniendo en cuenta que nos deberemos mover si nuestro compañero/s de fila quiere salir o que el trasiego de los auxiliares de vuelo puede interrumpir nuestro placentero descanso.

 

  1. Tensar y destensar los músculos antes del viaje

Cuando estamos nerviosos, los músculos se tensan y eso nos puede causar incomodidad durante el vuelo y pequeñas contracturas por la falta de movimiento. Un ejercicio que sirve para tranquilizarse es concentrarse en tensar todos los músculos para luego relajarlos, desde los pies y las manos, hasta las piernas y los brazos y repetir el ejercicio varias veces hasta que sintamos que no tenemos rigidez.

 

  1. Ropa cómoda

La ropa debe ser cómoda y holgada, ya que no comprime ninguna parte del cuerpo y facilita los movimientos. Los vuelos largos también pueden provocar una hinchazón de los pies por lo que el calzado debe ser amplio y a poder ser de una talla mayor a la habitual. La comodidad es prioritaria ya que la sensación de calor o de opresión puede acentuar la incomodidad.

 

  1. Imprescindible llevar antifaz y tapones

La cabina va a estar iluminada durante gran parte del vuelo a no ser que en el destino de salida o llegada sea de noche. Es por ello que es conveniente llevar un antifaz para taparnos los ojos y evitar que la luz nos moleste. También es una manera indirecta de decir al personal de cabina que no deseas que se te moleste. Igualmente, unos tapones nos aislarán del ruido, tanto del propio de los motores del avión, como del que puede haber a bordo (bebés que lloran, conversaciones en tono elevado o locuciones del comandante a lo largo del vuelo). Muchas aerolíneas lo ofrecen en vuelos largos, pero otras tan sólo entregan los cascos para el visionado de películas o música, por lo que siempre es conveniente llevarlo.

Fuente: www.kiwi.com

(Visited 1 times, 1 visits today)
Kiwi.com te da las 5 claves para dormir en un vuelo largo.
Etiquetado en:                

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable Marian Romero
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Destinatarios Tu consentimiento.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en https://loscrucerosdemarian.com/aviso-legal/.