La naviera destaca las ventajas del muelle gaditano y confirma que, tras 20 años, seguirá haciendo escala en la ciudad.

Cádiz y la naviera Fred Olsen han confirmado en la mañana de este lunes que lo que empezó hace veinte años como un noviazgo va camino de convertirse en un amor para toda la vida. Por lo menos, eso se desprende de las palabras que mutuamente se dedicaron el director general de la compañía, Mike Rodwell, y los representantes políticos de la ciudad, que han acudido en una calurosísima mañana a celebrar en el muelle Alfonso XIII el acto por el 170 aniversario de la naviera. Agradecimientos, buenas intenciones y la constatación de que todos, desde la compañía hasta el puerto pasando por los comerciantes, esperan que el idilio entre la Tacita y los visitantes venidos del mar, dure.


La fiesta (palabra que en inglés y castellano se repetía constantemente) comenzó muy temprano. A las 8 de la mañana han arribado al muelle los cuatro grandes cruceros de Fred Olsen ‘Boudica’, ‘Black Watch’, ‘Balmoral’ y ‘Braemar‘. Con ellos, 5.000 pasajeros y ocho capitanes que han sido los protagonistas del programa ‘The captains in Cádiz‘, con el que la compañía ha celebrado su 170 aniversario y ha certificado la buena relación que tiene con la capital. El programa de actos de ‘The captains in Cádiz’ ha sido organizado por la Autoridad Portuaria y el Ayuntamiento de Cádiz.

Los cruceristas, por la ciudad.

Los cruceristas, por la ciudad.

Los pasajeros, conforme han ido bajando de los barcos, se han sorprendido de la presencia de la banda de música ‘Aires de Cádiz‘, que les ha recibido con un aire festivo en consonancia con los gallardetes de colores colocados en el muelle. Muchos de los visitantes se embarcaron en los autobuses rojos de City Sightseeing y otros han paseado por la ciudad, donde había un mercado artesanal y en donde, a las 10 horas en la plaza de San Juan de Dios, la academia de Marián Jiménez ha organizado un ‘flash mob‘. Media hora más tarde, unos sorprendidos y sonrientes turistas aplaudían el espectáculo flamenco ‘Mawi de Cádiz’.

Por la ciudad pudo verse grupos sueltos de turistas, en especial por las plazas (la de Mina era la más concurrida). Sin embargo, en las tiendas había mucha más presencia nacional que proviniente de los cruceros. En las terrazas, al mediodía, decenas de cruceristas daban cuenta de sus paellas.

 

Una ciudad «cómoda y bonita»

Sin embargo, el plato central era la recepción oficial que se iba a hacer en el muelle a los tripulantes de los cuatro cruceros de Fred Olsen. Junto a los capitanes y el representante de la naviera se han situado el delegado del Gobierno de la Junta en Cádiz (Juan Luis Belizón), la presidenta de la Diputación (Irene García), el alcalde de Cádiz (José María González) y el presidente de la Autoridad Portuaria (José Luis Blanco). Tres representantes del PSOE y uno de Por Cádiz sí se puede. Frente a ellos, un centenar largo de pasajeros de los cuatro cruceros que han aguantado estoicamente el calor de justicia que se aplicaba sobre el muelle.

En el encargado de abrir el fuego náutico ha sido el director general de Fren Olsen, Mike Rodwell, que se ha deshecho en parabienes para la ciudad y ha agradecido la buena disposición de los representantes políticos para acoger el cumpleaños de la empresa. «Es algo muy especial para nosotros celebrar aquí nuestro 170 aniversario, gracias por hacernos participar de esta aventura y por demostrar que nada es imposible», ha desgranado en inglés el representante de la naviera ante unos políticos que, en diferentes grados, parecían no entender muy bien el discurso.

Por encima de unos agradecimientos que hay que leer en clave interna para la propia compañía, lo más importante de las declaraciones de Rodwell ha sido el subrayar cómo las características de una ciudad como Cádiz «donde el muelle está tan cerca del caso histórico» la hacen especialmente atractiva para los cruceros. «Es una ciudad muy cómoda y muy bonita, desde hace 20 años no hemos dejado de venir y, ahora que he visto con mis propios ojos la belleza del destino, vamos a seguir siendo fieles a la ciudad».

Además del hecho de que se pueda llegar del barco a los principales monumentos simplemente dando un paseo, ha sido la capacidad del muelle y la posibilidad de tener tan cerca a los cuatro cruceros lo que han hecho posible que Fred Olsen haya elegido Cádiz como el lugar para celebrar sus 170 años.

 

«Una ciudad irrepetible»

El centenar de turistas, cada vez más corto por el fuerte calor, que aplaudió y rió el discurso del director general de la naviera (y jaleaba las referencias al barco en el que iban como pasajeros) se quedó desconcertado ante los discursos en castellano de los representantes políticos gaditanos que se acercaron al muelle.

El primero en tomar la palabra ha sido Belizón que, además de un «are you happy?» (¿estáis contentos?) deseó una feliz estancia a los pasajeros y les ha emplazado a que vuelvan pronto a la ciudad. En clave interna, ha asegurado que se sigue trabajando para culminar un proyecto de integración del muelle en la ciudad «con el que todos podamos disfrutar». En la misma línea, la presidenta de la Diputación, Irene García, se ha sumado al agradecimiento y ha animado a los visitantes a disfrutar de «una ciudad irrepetible llena de momentos singulares».

Los cruceristas, escuchando los discursos.Los cruceristas, escuchando los discursos.N. FRADE

 

La célebre educación del europeo medio se vio confirmada por el hecho de que, pese a no entender nada, los espectadores iban aplaudiendo cada intervención. Sin embargo, el alcalde de la ciudad les ha sorprendido arrancándose en inglés. Tras dar la bienvenida, ha requerido la presencia de un traductor (un trabajador del Ayuntamiento) y ha sido el único que ha hecho llegar el mensaje en su idioma a los gaditanos y a los foráneos.

En el discurso más largo de la mañana, Kichi ha recordado la relación de 3.000 años entre Cádiz, la hospitalidad y el mar y les ha asegurado a los visitantes que, «más allá del clima, de la playa, del patrimonio o la gastronomía, lo mejor de Cádiz son un gentes». Al oír la traducción, un gran aplauso ha sonado entre los presentes.

El primer edil no se ha olvidado de felicitar a la naviera por su aniversario y se ha mostrado «orgulloso» de que la ciudad acoja un evento de esa magnitud. Lo largo del discurso ha puesto en un aprieto al traductor, lo que ha despertado nuevas risas entre los presentes.

No deja de ser curioso que Kichi haya enfatizado que eventos como el de este lunes se logran «cuando se produce la colaboración de todas las instituciones». Una colaboración que no se ha visto reflejada en la cesión del traductor, ya que José Luis Blanco, presidente de la Autoridad Portuaria, ha retomado su alocución íntegramente en castellano. Blanco se ha centrado en dar la bienvenida y las gracias a los capitanes y en agradecer la fidelidad a una compañía que lleva 20 años siendo fiel a Cádiz.

 

El objetivo de ser puerto base

En el ambiente se percibía que, en cualquier momento, se iba a desvelar algo sobre la posibilidad de que Cádiz consiguiera ser puerto base de cruceros, una de las aspiraciones que con más denuedo busca la ciudad. Sin embargo, el momento de ese anuncio tendrá que esperar.

José Luis Blanco sí ha hecho hincapié es que si la ciudad consiguiera ser puerto base «se multiplicarían por diez o por cien los 17 millones de euros que dejan los cruceros en la ciudad»….

 

Leer la noticia completa

Fuente: www.lavozdigital.es


Únete a mis grupos de Facebook

 


 

(Visited 2 times, 1 visits today)
Fred Olsen celebra en Cádiz su 170 aniversario
Etiquetado en:                    

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable Marian Romero
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Destinatarios Tu consentimiento.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en https://loscrucerosdemarian.com/aviso-legal/.