• Sí, al igual que en el Titanic, existen las fiestas de tripulacion. Las hay de todos los sabores y colores, algunas temáticas, como piratas, zombies, Halloween, etc… y otras más underground que se hacen en el famoso Crew Bar, que es donde los tripulantes van a beber.
  • En 1912, el 14 de abril, naufraga en el Atlántico Norte el transatlántico Titanic en su viaje inaugural, desde Queenstown a Nueva York, provocando 1523 muertos. La tragedia ocurre a medianoche al chocar con un iceberg mientras navega raudamente a mas de 20 nudos. El mayor buque construido hasta entonces, orgullo de la White Star Lines, se hunde en menos de tres horas con buena parte del pasaje atrapado en cubierta por falta de botes salvavidas suficientes.
  • El número del casco del Titanic, reflejado en un espejo, se transformaba en la expresión “No Pope” (no al Papa). La leyenda dice que, cuando se dieron cuenta del mensaje oculto, los trabajadores de los astilleros Harland & Wolff, de Belfast, católicos irlandeses, lo consideraron un mal presagio que se confirmó pronto con la muerte de dos de ellos. La realidad, sin embargo, es que ni el número de casco del Titanic era el 3909 04 -“No Pope“, visto especularmente- ni los operarios de los astilleros eran en su mayoría católicos, sino protestantes. Así que, aunque el número del casco hubiera sido ése, tampoco les hubiera importado.
  • Como en todas las catástrofes, no faltan en la del Titanic los sueños premonitorios a posteriori. Así, por ejemplo, se dice que el periodista y espiritista William Stead soñó en 1892 “con el hundimiento de un enorme barco; tanto como para situarlo de protagonista de una de sus deficientes novelas. Fue en el año 1892, exactamente veinte años antes del suceso, cuando describió la colisión de un gran buque con un témpano de hielo”.
  • Morgan Robertson protagonizó “una casualidad imposible” al describir en su novela Futility, or The Wreck of the Titan (Futilidad, o el naufragio del Titán), publicada en 1898, una catástrofe similar a la del famoso trasatlántico por un barco de ficción que parece un gemelo del Titanic.
  • El Titanic iba a gran velocidad, a pesar del riesgo de icebergs, porque la naviera quería que batiera el record en cruzar el Atlántico. “Las órdenes comunicadas al capitán Smith por la dirección de la compañía fueron claras antes de zarpar: que el Titanic pulverizara el record de travesía del Atlántico en su viaje inaugural”.
  • A principios del siglo XX, Cunard tenía la flota de trasatlánticos más rápidos. Frente a eso, la White Star Line centró su estrategia en construir los más grandes y lujosos. Con sus 24 nudos de velocidad máxima, el Titanic estaba por debajo de los 26 que alcanzaban los barcos de la Cunard, así que difícilmente podía batir record de velocidad alguno.
  • Otro mito, tras el desastre del Titanic, es que la compañía White Star entró en declive terminal, lo que no es cierto. En 1913, la compañía registró su record de ganancias. Un enorme número de inmigrantes cruzaba al Atlántico, lo que aseguraba el futuro de la naviera.
  • En el desastre del Titanic fue la primera vez que se uso la señal telegráfica de SOS. “El segundo telegrafista, Harold Bride, decidió poner en marcha la nueva señal SOS -‘save our souls’, salvad nuestras almas- con el objetivo de que alguien respondiera a su dramática petición de ayuda. Fue la primera vez que se empleó el SOS“.
  • Hubo una tragedia marítima que superó 5 veces más el número de fallecidos que el hundimiento del Titanic. El “Wilhelm Gustloff“, buque alemán, había sido creado para realizar cruceros, pero en enero de 1945 estaba siendo utilizado para salvar a los civiles alemanes del avance de las tropas rusas. El 31 de enero se encontraban a bordo más de 10.000 personas, en su gran mayoría mujeres y niños, pero también había soldados heridos . Se calcula que en aquel ataque fallecieron 9.500 personas, entre ellas 2.500 civiles.
(Visited 2 times, 1 visits today)