Belle-IMGP2596Nuevamente llegaban a los calendarios unos días de descanso, el megapuente de la Inmaculada. Tenía pensado pasar esos días en Málaga, pero siendo un puente tan largo no pude reprimir la tentación de buscar opciones para pasar parte del puente en algún otro lugar… Cayó en mis manos una posibilidad de disfrutar de una experiencia diferente, un crucero fluvial !!!!!!!. Me pareció la forma ideal de empezar estas mini vacaciones. La estancia sería sólo de cuatro días, pero pensamos que eran suficientes para poder descubrir esta modalidad de crucero.

Disponíamos de poco tiempo para poder organizarlo ya que la salida se realizaría el 3 de diciembre y ya estábamos a 30 de noviembre. Concretamente el crucero que me interesó nos venía genial ya que escogimos el de 4 días por el Guadalquivir, comenzando en Sevilla, pasando por Cádiz y el Puerto de Santa María, por lo que no tendríamos que desplazarnos a ninguna otra ciudad por primera vez…

Inauguraríamos nuestra primera experiencia en un crucero fluvial con La Belle de Cadix, un barco de CroisiEurope, compañía francesa de cruceros fluviales en Europa. Dispone de una flota de 26 barcos de categoría Prestige y su capacidad varia entre 100 y 180 pasajeros.

La “Belle de Cadix” nació en el astillero de Namur, Bélgica en el 2005. Su nombre fue inspirado en el que sería su destino, España, Cádiz. Este es un barco mixto (marítimo-fluvial), es decir capaz de navegar tanto en río como en mar. Sus medidas son:103 metros de largo, 11,40 metros de ancho, 1,60 metros de profundidad, 3 motores de 600hp. Dispone de 90 cabinas exteriores con capacidad para 180 pasajeros y una tripulación de 34 personas…

Un pequeño barco con un gran corazón….

Una vez realizada la reserva íbamos algo recelosos, por la diferencia del tipo de crucero al que estábamos acostumbrados a realizar y con la incertidumbre de lo que nos podríamos encontrar.

Salimos de casa con dirección al muelle de Las Delicias donde embarcaríamos. Está situado frente al parque de Mª Luisa. El acceso se realiza por la avenida de Las Palmeras, que une las principales arterias de Sevilla. Si vienes en avión desde el aeropuerto de San Pablo, que se encuentra a 18 km del muelle, hay que calcular una media hora en taxi, dependiendo del tráfico y si vienes en tren las estaciones más cercanas a este son las de San Bernardo o Virgen del Rocio, situada a 2,5km y la estación del AVE, la de Santa Justa, donde tienes la opción de coger la línea de autobús C2.

Ya nos encontrábamos frente al barco, que pequeñito nos pareció… imaginaros 2.300 toneladas frente a las 95.000 del barco más pequeño en el que habíamos estado hasta entonces…

Nada más entrar en la recepción estaba esperándonos la tripulación para darnos la bienvenida, ofrecernos las hojas informativas de la vida a bordo, darnos nuestras llaves y acompañarnos a nuestro camarote. Nos pareció todo un detalle. Una vez dejamos nuestra maleta en el camarote, que por cierto es pequeño, sencillo, pero acogedor y completo. Dispone de muebles básicos en color claro, con tv, secador de pelo, caja fuerte y climatización individual. Bajo el ojo de buey hay un mueble con espacio para poder guardar la ropa. También dispone de un pequeño ropero.

Belle-IMGP1624 Después de este breve repaso al camarote nos dispusimos a ver el barco, reconocimiento que se hizo en bastante poco tiempo. El barco tiene 4 puentes, el inferior, el intermedio, el superior y el puente sol.

Nuestro camarote estaba situado en el puente inferior y desde allí subimos hasta el intermedio donde se encuentra la recepción y una pequeña tienda de souvenirs, justo en el centro y el salón-discoteca situado en la proa. Una vez en el interior de esta estancia y justo frente a la puerta de entrada te encuentras con una pequeña pista de baile rodeada de cómodos sillones de sky beige y a cada lado del barco una fila de mesas rodeadas de sillas beige combinadas con madera clara. Si continuas hasta el final del salón das con una pequeña terraza justo en proa. Al otro lado de la recepción están los camarotes de este puente.

Belle-IMGP1641Continuamos hacia el puente superior donde pudimos ver una barandilla de madera, adornada con una lámpara de cristal de colores, que daba a la recepción del puente intermedio. Dirigiéndonos hacia la popa, aunque de forma escondida, fuimos a dar con el Piano Bar, esta estancia está decorada en tonos grises, verdes y rosas, con sillones de bambú y cojines a cuadros y como no acompañado con un piano negro. El resto del puente estaba ocupado por camarotes.

Finalmente subimos al puente Sol. En esta zona podrás disfrutar al aire libre de una vista panorámica del paisaje. Dispone de una parte cubierta acondicionada con sillas y mesas y otra descubierta con tumbonas. Aquí es el único lugar del barco donde se permite fumar. La entrada al barco se realizó a las 6:00pm y a las 9:00pm estaba previsto el coctel de bienvenida en el salón bar para a continuación servir la cena, Después de esto, noche libre en Sevilla con regreso obligatorio a las 4:30am, hora en la que zarpaba el barco hacia Cádiz.

Eran ya las 8:00pm y decidimos irnos al camarote para prepararnos. Ya nos encontrábamos en el salón bar cuando Susana, la animadora del barco nos presentó a la tripulación, a continuación nos ofrecieron las copas de sangría y zumos para los niños, en eso consistía el coctel, invitándonos a pasar al comedor para la cena.

Me quedé gratamente sorprendida al entrar al comedor, la decoración de esta estancia seguía la misma línea que las anteriores, en tonos grises y rosas. Nuestras mesas estaban vestidas con manteles en tonos rosas y verdes y acompañaban a toda esta decoración dos grandes mesas centrales que adornaban con diferentes objetos en cada ocasión.

Belle-IMGP1716 En el comedor se acoge a todos los pasajeros en un solo servicio y en horas fijas. El almuerzo y la cena son menús fijos de inspiración francesa, como su chef y el desayuno es tipo buffet. Las bebidas como cerveza vinos y refresco están incluidas durante las comidas. En nuestra mesa estuvimos acompañados por dos parejas de Barcelona, fue una fantástica velada con una estupenda compañía…

Después de la excelente cena nos quedamos tomándonos unas copas en el salón bar. Estas bebidas no están incluidas y el sistema de venta de bebidas a bordo es a través de una tarjeta de bebidas con un precio de 30 o 50 €, si al finalizar el crucero no has agotado esta cantidad, te será devuelta.

Al siguiente llegaríamos a Cádiz a las 1:00pm, por lo que tendríamos la mañana para disfrutar de las preciosas vistas de su costa, del mar… La señorita Susana nos explicaba por megafonía todo lo relacionado con las ciudades por las que pasábamos…. compartimos la mañana con Nuria y José María una de las parejas que conocimos en la mesa y de la que ya no nos separaríamos en todo el crucero.

A las 2:00pm nuestros almuerzos estaban preparados y después de degustar la espléndida comida servida en el barco nos dispusimos a pasear por Cádiz. No cogimos la excursión del barco porque es una ciudad que ya conocemos, así que decidimos acompañar a Nuria y José María en su incursión a esta ciudad intentando al menos hacer de cicerones… A las 9:30pm nos servían la cena así que teníamos que estar de vuelta para arreglarnos y ser puntuales. Después de una reconfortante ducha ya estábamos listos para la cena, compartiendo de nuevo charlas e impresiones con nuestros nuevos amigos. Hubo pasaje que decidió salir nuevamente para conocer la noche gaditana, pero nosotros decidimos disfrutar en la discoteca del barco que estuvo más que animada…

Al día siguiente, sobre las 8:45am, salimos de Cádiz con destino al Pto. de Santa María. La hora aproximada de llegada serían las 10:00am. A esa hora ya habíamos terminado con nuestro desayuno, así que decidimos utilizar el tiempo libre que daba el barco para enseñarles a nuestros amigos su centro histórico y sus bodeguitas, ya que ellos sí habían escogido la excursión facultativa del barco a la ganadería de Jerez.

Belle-IMGP1706Pasamos una estupenda mañana en el Puerto entre su plaza de toros, sus callejuelas y sus bodegas… Llegó la hora del almuerzo y volvimos a la Belle de Cadix. Mientras nosotros nos quedamos descansando en el barco, Nuria y José María decidieron disfrutar de la excursión a Jerez, sobre las 7:30pm, estaba previsto su regreso y la salida hacia Sevilla, pero hubo una demora y finalmente salimos más tarde. Esta era la noche de gala, volvíamos a tener un coctel, seguido de la cena de gala y noche de baile. Como había sido costumbre en este crucero fluvial, todo fué sorprendente y espectacular, nunca imaginé que un barco de tan pequeñas dimensiones pudiera ofrecernos unos días tan fantásticos y de gran calidad.

La cena fue espectacular, tan exquisita como lo había sido en días anteriores. El Chef había vuelto a acertar tanto en el menú como en la decoración de éste.

Después nos dirigimos a la zona de discoteca pasando el resto de nuestra última noche bailando en la inestimable compañía de nuestros nuevos amigos Nuria y José María.

Cuando ya pensábamos en marcharnos a nuestro camarote, sobre las 2:30am, veo que en la entrada de la discoteca se encontraba el capitán de barco, haciéndome señas para que me acercara, me dirigí hacia él y me comentó que hasta entonces no había podido dejar sus quehaceres para atender la entrevista que le pedí a través de la Srta. Susana, la animadora, al comienzo del crucero. Así que amablemente contestó mis preguntas.

Pero esto os lo contaré más adelante…  

Fecha de publicación: 27 de junio de 2013

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Iconfacebook like buttonYouTube IconTwitter Icontwitter follow buttonVisita nuestra página de Google+Visita nuestra página de Google+Visita nuestra página de Google+Visita nuestra página de Google+