Entrevista con Alfredo Serrano, director de la Asociación Internacional de Navieras en España, para conocer qué papel juega nuestro país en el tablero de los cruceros. ¿Qué peso tenemos?

-España ocupa el segundo puesto en Europa como mercado receptivo y somos el cuarto a nivel emisor, por lo que resulta clave. Nuestra posición es estratégica y cada vez hay más puertos españoles que se abren a los cruceros.

 -¿Qué novedades hay para la temporada estival?

-Será un ejercicio de crecimientos moderados, porque España se ha convertido en puerto base clave para varias navieras.

-¿Cómo van las reservas desde el punto de vista emisor?

-Los españoles esperan a última hora, aunque ya se ven reservas superiores a las de años anteriores.

-¿El 1-O ha perjudicado al puerto de Barcelona?

-En la parte receptiva no, porque este sector funciona con mucha antelación y la reserva de atraques se realiza un par de años antes. De producirse algún impacto, que no me consta, se notaría en los próximos meses. Con respecto al mercado emisor sí hubo una contracción de las ventas para embarcar en Barcelona durante el último trimestre del año pasado, aunque la normalidad ya está volviendo a instaurarse.

-¿Los españoles cada vez hacen cruceros más exóticos?

-Sí, aunque la opción más demandada es el crucero por el Mediterráneo, las rutas que más crecieron en 2017 fueron Báltico, Caribe y Atlántico.

-¿Los cruceros son una buena opción para desestacionalizar el destino España?

-Sin duda, porque hay algunos destinos en los que los cruceros llegan cuando todavía no hay turistas, como Ibiza o Menorca. El crucerista no busca sol y playa, por eso creo que este viajero es clave para lograr un tipo de turismo que es el que le interesa a nuestro país.

-¿Hacen falta más apoyos desde las instituciones?

-España se beneficiaría mucho con una apuesta más decidida por el sector de los cruceros.

-¿Cuál es el perfil de estos viajeros?

-Es un turista de calidad. Por cada euro que el crucerista gasta en un destino, las navieras dejan 0,80 céntimos más en la ciudad. Y no se debe obviar lo que se gasta antes y después, ya que de media se pernocta 2,9 noches antes de embarcar y otras 2,9 noches después de atracar. Según los estudios, cada crucerista que pasa por el puerto de Barcelona genera de media 518 euros en la ciudad.

-¿Qué retos tiene el sector a corto y medio plazo?

-Avanzar en la venta anticipada y llegar a las nuevas generaciones, así como solucionar el problema de la sobresaturación de los destinos, porque algunas administraciones envían mensajes poco responsables.

-¿Qué se podría hacer?

-Es necesario hacer un estudio serio. El último recurso debería ser decir que no queremos más turistas….

 

Leer la noticia completa

Fuente: www.larazon.es


Únete a mis grupos de Facebook

 


(Visited 1 times, 1 visits today)
Los cruceros no tienen la culpa de la saturación
Etiquetado en:            

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *