No todos los cruceros son iguales, ni siempre se trata de ir de isla en isla o de playa en playa. Hay destinos fuera de las rutas habituales esperando precisamente a los que no son fans de los cruceros.

Desconectar en un crucero que recorra destinos tan apetecibles como las islas griegas o el Caribe es todo un planazo. Sin embargo, son muchos los que se resisten a entregarse a los brazos del todo incluido, el no hacer nada que no sea puro hedonismo contemplativo y hacer pequeñas excursiones en cada puerto. Para ellos se han creado cruceros que están pensados para olvidarnos de los convencionalismos. En plena naturaleza, navegando por regiones remotas y en busca de experiencias únicas, son los cruceros para los que no quieren pasar sus vacaciones en uno.

 

Delfines rosas en el Amazonas
VVAA

Recorrer el Amazonas precisamente en su nacimiento, en la zona peruana, es lo que ofrece Aqua Expeditions, que se ha especializado en este destino (así como en el Mekong). Se realizan cruceros tanto en la temporada de lluvias como en la seca, y se acompañan de excursiones a Cuzco, Machu Picchu… Una de las estrellas del crucero es el poder ver los famosos y raros delfines rosados del Amazonas. El barco en el que se realizan, el Aria, cuenta con 16 suites de diseño, repartidas en dos cubiertas, cada una con 23 metros cuadrados y mobiliario actual, con un buen interiorismo. Hasta 7 noches, desde 3.500 € (incluye chef de alta cocina a bordo).

 

Recorrer el Canal de Suez
VVAA

Desde que se abriera al tráfico marítimo en 1869, el canal de Suez ha sido una de las obras cumbre de la ingeniería, permitiendo conectar el mar Rojo con el Mediterráneo. Actualmente, el mejor modo de visitar el canal, así como recorrer las orillas del mar Rojo, con unas increíbles dunas que parecen acantilados por la altura que toman en algunas de las partes más remotas de Omán y Arabia Saudí, es en barco. Son varias las compañías que incluyen la travesía por el canal en sus recorridos a Oriente Medio, así como el Mediterráneo Oriental.

 

Dormir en la bahía de Halong (Vietnam)
VVAA

Una de las actividades más demandadas en el norte de Vietnam es la visita a la bahía de Halong, una de las maravillas naturales del planeta. Hacerlo en un crucero es una opción que brindan todas las agencias de viajes locales, con la posibilidad de pernoctar una o dos noches en plena bahía. Aunque no se visitan muchas más cosas que las excursiones habituales, es la experiencia de dormir entre los gigantes de piedra lo que más atrae a los que se deciden por esta opción. El precio parte de los 100 €, dependiendo de la calidad del barco, el camarote, etc. Lo mejor es contratarlo directamente en Hanoi.

 

En medio de la selva de Kerala
VVAA

Un crucero en una casa flotante es lo que nos espera en los remansos de Kerala, en India. Se trata de grandes barcazas, que se mueven lentamente pero que permiten disfrutar con todo el placer de una de las regiones selváticas más impactantes. Son rediseños de los antiguos kettuvallams, los barcos que transportaban arroz y especias por el río, capaces de soportar hasta 30 toneladas. En ellos (o si optamos por barcos más convencionales de madera) atravesaremos pequeños lagos, estrechos canales, aldeas en la ribera…y cada noche habrá espectáculos y cenas artesanas.

 

En busca del Polo Norte
VVAA

A veces, el atractivo de un crucero está en las excursiones. Sin duda, es el caso del que ofrece Expedition Trips al Polo Norte, ya que permite hacer excursiones a pie más allá del Círculo Polar Ártico, incluyendo la Tierra de Francisco José, un grupo de 191 islas que fueron descubierta después de la Antártida y que, además de remotas, están llenas de vida. Se visitan zonas en lanchas y en helicóptero, un crucero de gran lujo que parte de Murmansk (Rusia) pero que tiene como punto de partida la capital finlandesa. Dos semanas siempre mirando ‘al norte’. Desde 25.000 €.

 

Osos y ballenas al sur de Alaska
VVAA

Visitar el sur de Alaska y la costa de la Columbia Británica, una de las zonas menos exploradas de Norteamérica, es lo que permite el crucero privado de Westwind Tugboat. Se realiza en una embarcación de madera antigua, llamada MV Parry, y está pensado sobre todo para amantes de la pesca y la naturaleza, ya que se hacen paradas en lugares perfectos para lanzar el anzuelo. Hay que añadir avistamiento de osos y aves, incluso de ballenas, y todo mientras se navega por estrechos rodeados de bosques y sin presencia humana.

 

Cruzando el cabo de Hornos
VVAA

Patagonia y Tierra de Fuego conforman una de las zonas más increíbles del planeta. Visitarlas mientras se realiza un crucero es toda una buena idea, ya que permite disfrutar de paisajes casi imposibles de ver si nos mantenemos siempre en tierra firme….

 

Leer la noticia completa

Fuente: www.harpersbazaar.com


Únete a mis grupos de Facebook

 


 

(Visited 1 times, 1 visits today)
Cruceros exclusivos para los que no les gustan los cruceros
Etiquetado en:            

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable Marian Romero
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Destinatarios Tu consentimiento.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en http://loscrucerosdemarian.com/aviso-legal/.