Oslo 1Como cada mañana nos levantamos con la ilusión de ver que nos deparaban las imágenes detras de nuestro balcón… Hoy nos esperaba la capital de Noruega, Oslo. El barco atracó muy temprano como es costumbre cada vez que llegamos a una escala. Eran las 08.00am y ya estábamos asomados al balcón admirando el primer edificio en ladrillos vistos, con sus torreones, que veiamos de la ciudad. El hecho de viajar en balcón tiene innumerables ventajas, además de la expresada anteriormente, otra es saber la temperatura del lugar en el que te encuentras sin tener que salir a cubierta, por lo que comprobamos que era templada a pesar de ser tan temprano y decidimos que iríamos vestidos de forma cómoda y veraniega.

Como cada día después de desayunar en el Oceanview nos dispusimos a bajar del barco. En nuestra primera excusión íbamos acompañados con los amigos de Santander y sus hijos.

Según bajas, hacia la izquierda te encuentras un pabellón llenos de tiendas de souvenirs y la oficina de turismo, lo que nos dió una gran alegría al ver que no tendríamos quebraderos de cabeza al menos en un principio. Allí nos informamos de las opciones que teníamos para visitar Oslo. Entre ellas comprar la Oslo Pass para 24 horas por unos 80 NOK (22 euros), que te permite utilizar el transporte público de manera ilimitada durante un dia y entrar a todos los museos. Otra opción era el autobús turístico, lo que llamo bus rojo, por 50 NOK (20 euros) solo el bus o 90 NOK (25 euros) si se incluía un paseo en ferry. Esta última fue la opción que nosotros escogimos. Decidimos hacer el pago con tarjeta para no empezar a gastar los NOK en efectivo que llevábamos, pero no dejaba de dar error cada vez que la pasaban por el datáfono. Viendo que con las tres que dimos ocurría lo mismo, pasaron las tarjetas de nuestros amigos de Santander comprobando que el error era por parte del datáfono… Uffff que susto!!!

En fin después de este leve percance, que nos entretuvo algún tiempo innecesario, solo tuvimos que dirigirnos a la derecha del barco, a unos 100 metros, para coger el autobús.

Ya estábamos dentro, asi que nuestra excursión había comenzado. Los distintos puntos que fuimos viendo a través de la ventana del autobús, fueron: la Casa de la Opera de Oslo, Museo de Munch, Parlamento, Palacio Real, Ayuntamiento, todo ello debidamente explicado por los auriculares, dirigiéndonos posteriormente al Parque Frogner, que es el parque público más grande de Oslo, allí te encuentras con el famoso Parque de Vigeland, un área dedicada a la exposición permanente de unas doscientas esculturas y otras obras de arte del escultor noruego Gustav Vigeland, por lo que decidimos que era una parada obligada y nos bajamos. A lo largo de nuestro largo paseo por el parque nos encontramos a casi todos los amigos españoles del barco. Es un precioso espacio al aire libre lleno de esculturas y de lagos que merece mucho la pena ver…

Pudimos comprobar que en Noruega también puede hacer calor, porque nos hizo un espléndido día…

 

Oslo 3 Oslo 6 Oslo 4 Oslo 5

Nuestra excursión debía continuar así que subimos de nuevo al autobus para dirigirnos al Museo de Barcos Vikingos, situado en el barrio de Bygdoy muy cerca de otros museos de Oslo. El precio de la entrada es de (60 NOK) unos 7€. Allí disfrutamos de la exposición de los tres barcos vikingos o drakkar de Tune, Oseberg y Gokstad, mejor conservados de la historia que fueron rescatados del mar, objetos vikingos y pertenencias con las que enterraban a los caudillos vikingos. Después de esta visita a unos 200 metros, según se sale del museo hacia la izquierda, fuimos a parar al Museo Folklorico (85 NOK), 10,75€. Este museo se encuentra al aire libre y nos muestra unas 155 construcciones vikingas, con techos de hierba, de diferentes regiones de Noruega mostrando la forma de vida que tenian sus gentes en diferentes etapas de la historia. Entre las construcciones mas llamativas hay una iglesia (stavkirke) de madera del siglo XII construida sin clavos. Por supuesto entramos en esta construcción y sentí una sensación lúgubre ante la oscuridad y el olor que desprendian sus paredes al igual que el resto de las casas que pudimos visitar.

En este espacio también encuentras numerosas actividades para el disfrute de los niños.

Habíamos dedicado bastante tiempo a estas dos visitas, así que decidimos volver al museo de barcos, donde anteriormente nos habíamos bajado, para volver a subir al bus turístico para que nos dejara en la siguiente parada, que a pesar de ser solo una era muy larga, para coger el ferry.

Nos costó la misma vida encontrar embarcadero del ferry, a pesar de estar muy cerca de la parada de bus, pero se encontraba justo detrás de un edificio que nos tapaba la zona.

 

Oslo 2Volvíamos a estar en el agua!!!, pero pudimos ver la ciudad de Oslo desde otra perspectiva hasta llegar al pueblo, a la zona del ayuntamiento muy cerca de nuestro barco, el Infinity.

Nos quedamos el rato suficiente de tomar fotos de la zona. Ya estábamos cansados, había sido una excursión muy intensa, habíamos vistos muchas cosas interesantes y por unos instantes nos habíamos metido en la piel de aquellos noruegos a los que les tocó vivir una época de la historia muy dura…

Ya de vuelta a nuestro ”hogar” nos fuimos a almorzar al Oceanview con los amigos de Santander. Llevábamos un apetito voraz , así que sin más demora nos dispusimos a llenar las barriguitas quejosas. Nada más terminar, nos tumbamos en las hamacas de la piscina cubierta desde donde vimos zarpar el barco.

Y con esta visión Morfeo se apoderó de nuestros cuerpos quedandonos dormidos durante un rato, cuando despertamos nos fuimos al jacuzzi a conversar con los amigos españoles. Eeste lugar se había convertido en nuestro lugar de tertulia entre burbujas.

Como cada noche nos preparamos para cenar en el Trellis Dinning Room, allí continuaría nuestra tertulia, contandonos las experiencias de lo vivido y lo visto en la ciudad… Después de cenar, como cada noche, nos dirigimos al Celebrity Theater. Esa noche la actuación era del flautista Gary Arbuthnot, que creemos no fué muy afortunada porque a cada momento los pasajeros iban saliendo del teatro de forma silenciosa y a los que después de un buen rato seguimos nosotros. Decidimos que estaríamos más agusto en el Rendez Vouz Lounge conversando y tomandonos unas copas con los amigos españoles y asi lo hicimos hasta bastante tarde ya que a la siguiente escala,Stavanger, no llegaríamos hasta las 11:00am, por lo que no tendríamos que madrugar…

Fecha de publicación: 9 de agosto de 2013

Un pensamiento en “Celebrity Infinity-Oslo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Iconfacebook like buttonYouTube IconTwitter Icontwitter follow buttonVisita nuestra página de Google+Visita nuestra página de Google+Visita nuestra página de Google+Visita nuestra página de Google+