AsustadoHay muchas personas a las que, de entrada, les resulta inaceptable la idea de realizar un crucero y pueden dar multitud de excusas, tales como los mareos y náuseas, claustrofobia, aburrimiento, hasta que no se trata de una forma real de viajar para conocer destinos a fondo.

Afortunadamente existe un gran abanico de barcos y estilos de crucero que, si bien pueden no satisfacer los requerimientos de cada viajero, seguramente pueden hacer que esas excusas dejen de serlo. Esta gran oferta nos ofrece cruceros orientados a ofrecer actividades para cualquier tipo de cliente, tales como solteros, recién casados, familias, así como barcos como el Oasis of The Seas de Royal Caribbean, verdadera ciudad flotante, en el que se pueden encontrar todo tipo de entretenimientos a bordo y navieras de lujo como el Seabourn o Crystal Cruises, orientadas a ofrecer tranquilidad y excelencia en el servicio.

Como he comentado anteriormente excusas y temores para no viajar en crucero puede haber muchas, a continuación detallo algunas de ellas y un poco de información que espero os ayude a superarlos y podáis disfrutar de unas inolvidables vacaciones en un crucero.

Me voy a marear: Vomitando

Bueno, uno de los principales temores que tenemos antes de iniciarnos en el mundo de los cruceros es la posibilidad de marearnos por el movimiento del barco y que finalmente, las esperadas vacaciones se conviertan en un verdadero infierno. Esto no tiene porqué ser así…

Si alguna vez has viajado en barco y has sufrido mareos no significa necesariamente que vayas a marearte en un crucero. Piensa que cuanto mayor es el barco menor es su movimiento y además los barcos más modernos disponen de estabilizadores, con lo cual, incluso a pesar de haber oleaje, apenas se percibe el movimiento.

La elección del destino también es clave a la hora de evitar los temibles mareos. Los mares Mediterráneo, Báltico y el Egeo suelen ser bastante tranquilos en los meses de primavera y verano. Si tu destino es el Caribe procura evitar la época de huracanes, normalmente entre junio y noviembre.

Otra alternativa es realizar cruceros fluviales, lo que te garantiza la ausencia de oleaje y una mayor estancia en las escalas terrestres y donde te pueden ofrecer servicios y comodidades similares a los cruceros marítimos.

En cualquier caso, si eres propenso a marearte no está de más tomar una pastilla de Bio-dramina, o alguna medicación similar, media hora antes de zarpar.

He iniciado a muchos amigos en el mundo de los cruceros y, la verdad, es que después de unas horas a bordo te olvidas completamente de que te encuentras en un barco.

AvariciosoEs una forma de viajar cara:

Hace años pocos privilegiados podían permitirse el lujo de viajar en crucero, pero en la actualidad debido a la gran oferta existente, se pueden encontrar muy buenos precios y prácticamente casi al alcance de cualquier bolsillo.

Si aún así te sigue pareciendo que esta forma de viajar es cara comparada con otras tienes que tener en cuenta los servicios que las navieras te pueden ofrecer durante el crucero:

  • Viaje: Tienes incluidos los desplazamientos entre los distintos destinos que visitas.

  • Traslados: No precisas de ellos ya que, por lo general, el barco atraca cerca del centro de las ciudades.

  • Comidas: Pensión completa incluida en el precio.

  • Bebidas: Dependiendo de la naviera tienes la opción de contratar un “todo incluido” o bien puedes comprar paquetes de bebidas, aunque es habitual disponer gratuitamente de té helado o limonada.

  • Taxas: Incluidas.

  • Entretenimientos: Incluida la participación en todos los programas de animación y actividades, espectáculos, etc…

Realmente, cuando estás dentro del barco disfrutando de todos los servicios que te ofrecen te das cuenta de lo bien que has invertido tu dinero.

No, no...Los cruceros son muy formales:

Aunque la mayoría de los cruceros disponen de al menos una noche formal en la que los pasajeros pueden suelen asistir a la cena vestidos de etiqueta o traje, no se considera como una obligación, sobre todo en las navieras generalistas, permitiéndote la entrada a los restaurantes con un atuendo informal pero arreglado. De hecho hay compañías como NCL que ha implantado la modalidad Freestyle, dando al pasajero la facilidad de vestir a su gusto, sin limitaciones en cuanto a los horarios de comida, ni a los restaurantes a los que asistir.

Si hablamos de navieras de lujo, en estos casos sí es casi de obligado cumplimiento el uso de indumentaria formal durante las cenas.

En cualquier caso el concepto de muy formal ha cambiado mucho a lo largo de los años, ya que hemos podido ver una vestimenta cómoda a lo largo del día en cualquiera de las navieras generalistas y premium en las que hemos embarcado. Por la noche algo más arreglados y con algunas normas, sobre todo en el tipo de pantalones de los caballeros en los restaurantes.

Por lo comentado anteriormente no debemos temer este aspecto. Mi esposa Marian dice que para ella es una ocasión única de poder disfrutar de vestidos elegantes, por lo que en las noches formales o cena del Capitán como también se las conoce, se viste de forma más sofisticada.

Loco 1Hay mucha aglomeración de personas:

Las navieras cada vez fabrican barcos más y más grandes, capaces de albergar varios miles de personas, pero hay que tener en cuenta que a su vez cuentan con más y mayores áreas comunes y un gran número de atracciones y entretenimientos orientados a distribuir al pasaje por todo el barco. Incluso en los momentos de mayor aglomeración, como puede ser el momento de desembarque en los puertos de escala, la llegada del barco se realiza más temprano permitiendo la salida del pasaje de una forma más escalonada.

Realmente en un barco es difícil sentir sensación de agobio o no más que en cualquier otro medio de transporte.

no, no... 1Los cruceros están pensados para personas mayores:

Nada más lejos de la realidad. Una vez más puntualizo que hay cruceros para todo tipo de edades y y expectativas. Hay navieras de lujo, donde puedes encontrar personas de más edad, con un ambiente más relajado y exclusivo, navieras orientadas al entorno familiar, donde padres e hijos pueden disfrutar de todo tipo de actividades como escalada, patinaje sobre hielo, baile, etc… y navieras como Disney Cruise Line, donde los niños cuentan con todo tipo de entretenimientos, áreas de juegos y vídeoconsolas, piscinas, toboganes, películas, guardería y posibilidad de conocer y saludar a los personajes de Disney.

De todas formas la edad no supone una limitación, sino el espíritu juvenil que llevas dentro, las ganas de divertirte y disfrutar del crucero, así como de las distintas actividades que te éste puede ofrecerte.

Comiendo spaguettiNo es sano comer tanto:

Bueno, realmente no es sano comer mucho en ningún sitio. El hecho de que tengas a tu disposición un buffet lleno de multitud de opciones culinarias, que puedas comer cuanto quieras en los restaurantes, o puedas tomar un tentempie a cualquier hora no implica que te lo tengas que comer todo o ¿acaso vacías la nevera de tu casa cada vez que la abres?.

De todas formas nadie te obliga a llenar el plato hasta arriba, atiborrarte de beicon o comerte todos los postes que te ofrecen. Además, si te remuerde la conciencia siempre puedes quemar unas pocas calorías en el gimnasio o darte unas carreritas por la pista de jogging.

En los restaurantes habitualmente el menú incluye platos bajos en calorías y siempre tienes la opción de pedir un buen pescado o, a quién le guste la comida japonesa, disfrutar de un buen sushi. También disponen de platos especiales fuera del menú para pasajeros con algún tipo de intolerancia.

En cualquier caso, todos sabemos que a la vuelta de un crucero tu báscula te lo va a estar echando en cara durante una temporada…

Ohhhh, nooooPoco tiempo para visitar los destinos:

Si bien es verdad que la mayoría de los cruceros realizan escalas breves, por lo que no es posible conocer a fondo las ciudades, como contrapartida puedes ver más destinos en el mismo viaje. Esto te permite hacerte una idea y descartar el volver a ese destino o apuntarlo en tu agenda como una opción de viaje para realizar en un futuro y conocer la ciudad más a fondo.

Por otro lado existen navieras orientadas a ofrecer al cliente una visita a fondo y personalizada del itinerario, con destinos exclusivos por las costas de Noruega, llegando al Círculo Polar Ártico, la Antártida o islas fuera de los itinerarios habituales, incluso con actividades en la naturaleza.

Bla, bla, bla...Voy a tener claustrofobia:

En este sentido tampoco tienes que preocuparte. Los grandes barcos disponen de camarotes de muchos tamaños, con disponibilidad de suites más grandes que las habitaciones de los hoteles y con enormes áreas comunes, con grandes avenidas, jardines, paseos con el techo descubierto, etc…. Incluso hay navieras de lujo que, con barcos más pequeños, disponen de camarotes suites con al menos 250 m2 y, si tu bolsillo lo permite, puedes reservar un camarote de 112 m2 con dos dormitorios, salón, comedor, etc… Los precios variarán en función del tipo de naviera (generalista, premium o lujo) y del nivel de servicio que elijas.

Si a pesar de todo te sientes abogiado siempre puedes subir a cubierta a respirar aire fresco, tumbarte en una tumbona, bañarte en la piscina, en el jacuzzi o ver una película en la pantalla al aire libre de que disponen algunas navieras.

Por lo indicado anteriormente, el padecer de claustrofobia no debería ser un impedimento para poder disfrutar de un crucero. Ahora, eso sí, mi recomendación es reservar siempre camarote con balcón y con unas dimensiones en las que te sientas cómodo.

Uy, uyyyNo se pueden experimentar otras culturas:

Desde el momento del embarque puedes ver la cantidad de nacionalidades distintas que tienen los pasajeros que están esperando para hacer el check-in. Vas a compartir con ellos unos días inolvidables y te puedo asegurar lo enriquecedora que es la experiencia de convivir con personas de distintas culturas, charlar con ellas durante la cena o participar en juegos y concursos. De hecho la tripulación de los barcos está habitualmente formada por personal de más de 60 nacionalidades.

Hay navieras navieras americanas como Royal Caribbean o NCL enfocadas al público de esa nacionalidad y otras como MSC o Costa Cruceros, compañías italianas orientadas al pasaje europeo o Pullmantur a los clientes españoles. En cualquier caso es palpable el esfuerzo que hacen para adaptarse al gusto de todos los pasajeros en general, tanto en el tipo de comida, en el que puedes encontrar desde una hamburguesa, hasta una pizza o un buen bistec, como en espectáculos, animación, etc…

En definitiva, el intercambio cultural lo tienes asegurado….

EnfurruñadoMe voy a aburrir un montón:

Ni pensarlo, independientemente de que te puedes llevar tus libros, barajas, o vídeojuegos para disfrutar de ellos durante el crucero, las navieras ponen a tu disposición todo tipo de actividades y entretenimientos con los que podrás mantener tu tiempo ocupado las 24 horas del día.

Todos los grandes barcos disponen de piscinas, jacuzzis, gimnasio, sauna, paredes de escalada, discoteca, bares, espectáculos al estilo de Broadway, exhibiciones, restaurantes temáticos, fiestas, concursos, desfiles, etc… Todo esto si después de hacer tus excursiones en los puertos de escala tienes aún ganas de diversión.

Además, hay barcos como el Oasis of The Seas en el que podrás disfrutar un campo de golf en miniatura, montar en tu Tío-vivo, hacer surf, bañarte en una piscina con playa artificial, etc…

¿Realmente crees que puedes aburrirte?. Creo que lo que no vas a tener es tiempo para ello….

AscoNavegar en crucero no es lo mismo que hacerlo en un barco real:

¿Como?, Seguro que no has oido hablar de navieras como Star Clippers o Isla Windjammers, cuya flota de veleros te permitirá disfrutar de una navegación en mar abierto por el Caribe, Ásia, Mediterráneo y otros destinos exoticos.

Evidentemente no tendrás las atracciones de los grandes barcos, pero dispondrás de entretenimientos diferentes, como subir al mástil, hacer esquí acuático, snorkel, buceo, kayaks, etc… Y, ¿que me dices de tumbarte en la red de proa mientras navegas…?.

Además este tipo de barcos te ofrecen destinos exclusivos, como islas y playas recónditas o lugares donde otros barcos más grandes no pueden acceder y, por supuesto, con muchos menos pasajeros a bordo.

Ceño fruncidoNo voy a poder disfrutar de la vida nocturna en el puerto:

Si bien es verdad que la mayoría de los cruceros hacen sus escalas en los destinos durante el día, aprovechando la noche para la navegación, es posible encontrar navieras que lo hacen al revés, permaneciendo el barco atracado en puerto durante la noche, permitiéndote disfrutar de la vida nocturna en destinos como islas griegas, Croacia o Turquía, etc…. De hecho durante esas escalas no se incluye la cena a bordo en algunas ocasiones, para que el pasajero pueda realizarla por libre en tierra.

Hay navieras que, en función del destino, atracan en el puerto más de una noche, como puede ser el caso de Venecia, San Petersburgo, etc…

También es habitual la estancia nocturna en el puerto en los cruceros fluviales.

 

Si tus temores para realizar un crucero se encuentran entre alguno de los que he comentado en este artículo, espero que haya servido para animarte a conocer este maravilloso mundo. Puede darse el caso que tengas algún motivo además de los indicados. En ese caso no dudes en contármelo, estaré encantada de incluirlo en la lista.

 

Francisco Rodríguez.

Fecha de publicación 17 de noviembre de 2014

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Iconfacebook like buttonYouTube IconTwitter Icontwitter follow buttonVisita nuestra página de Google+Visita nuestra página de Google+Visita nuestra página de Google+Visita nuestra página de Google+